La historia enmarañada

25 de septiembre de 2023
1 minuto de lectura

La mayoría de juristas del siglo XVI estaban aleccionados para justificar, con razonamientos acomodaticios, la incorporación de Portugal a la Corona de Felipe II.

Tal situación indispuso a unos contra otros, no sólo en Portugal, sino en el Reino de España y ante la oposición de muchas Cortes europeas: el papa fue el primero que se opuso. Los dos bandos enfrentados en aquella Hispania estaban encabezados por la princesa de Éboli, contraria a la asimilación, y el duque de Alba, que argumentaba su conveniencia.

Casi desterrado y con mermas en su importancia, ganó el de Alba. La princesa y Antonio Pérez, el secretario de Estado, por oponerse, fueron encarcelados.

…Las cárceles de ahora son de papel y se enmascaran en las columnas pagadas de ciertos periódicos. Los contrarios, se detienen hoy con calumnias y olvidos. Al final, la Historia termina dando la razón a lo razonable: quedaron entonces y quedarán ahora, las cosas como estaban.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Nada es lo que parece

A alguien estos días le he oído decir que la realidad es imposible

Abanicos para la ministra

Tuve un compañero de colegio que a todas pretendía

El reloj

Para que determinado reloj de muñeca cueste un millón trescientos mil euros ha de tener cualidades que se nos escapan

El fanático no cree en Dios

Hace  muchísimos años que se me apagaron para siempre las dudas: Creer en Dios, razonablemente,  es lo mejor que ha