Ojos que no quieren ver…

2 de marzo de 2024
1 minuto de lectura
Un juez mira la hora de su reloj, vestido con la toga negra que visten en las vistas orales. | Fuente: Europa Press.

La inquietud y la cordura de España descansan en la mayoría de los jueces que tenemos. Todos los magistrados que componen el Tribunal Supremo (destaco el juez Marchena, presidente de la Sala 2ª, por ser más popularmente conocido), refrendan con firmeza y lealtad a la Constitución su celibato ideológico; otros, muy pocos, se les nota amancebados con la conveniencia.

El independentismo no tiene por qué ser terrorista, pero las hechuras que de él surgieron en la Cataluña del 2017 sí lo fueron. Quien no lo vea así, es porque no le interesa o tienen excedente de espesura en los cristales.

Desconozco si el Presidente de Gobierno ha leído a Nietzsche, pero actúa en casi todo como si el filósofo fuese su asesor de cabecera: “El hombre del conocimiento no sólo tiene que saber amar a sus enemigos, sino también saber odiar a sus amigos”.

La verdad sólo pueden alumbrarla los ojos limpios y lamentamos profundamente convivir con tantos iris empañados.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Estatuas y palomas

Estoy absolutamente convencido de que las opiniones no sirven para mucho

Arrepentirse

Sin ir más lejos, los pájaros son mucho más inteligentes que nosotros

Amigos S.A.

El horizonte de los amigos es un paisaje de afectos; el de los socios, una abultada cuenta corriente. Equivocadamente solemos

Dignidad infinita

Entiendo yo que la base de la teología antropológica, que se hace miniatura espléndida en los místicos del siglo XVI,