La sombra del ‘Qatargate’ se cierne sobre la Eurocámara por la injerencia extranjera

0
La exvicepresidenta del Parlamento Europeo, Eva Kaili.
La ex-vicepresidenta del Parlamento Europeo, Eva Kaili. Fuente: Europa Press

Las declaraciones de Francesco Giorgi, el marido de la exvicepresidenta del Parlamento Europeo Eva Kaili, apuntan a Catar y Marruecos como fuente de los sobornos

QatarGate es el sobrenombre del escándalo de corrupción en el que se vio envuelto la semana pasada el Parlamento Europeo. Cinco personas fueron detenidas, entre ellas el marido de la exvicepresidenta de la cámara Eva Kaili, Francesco Giorgi, que ha descrito extensamente ante la justicia belga, la organización de la que formaba parte. Algo así como «una red de corrupción, mayoritariamente italiana, explotada por el Gobierno catarí y el servicio de inteligencia exterior de Marruecos«, según ha informado el diario belga LeSoir.

Además, Giorgi asegura su plena colaboración, a cambio de la puesta en libertad de su compañera, Eva Kaili (cuya inocencia proclama), y apunta al exdiputado Pier Antonio Panzeri como corazón de la trama.

La investigación

Desarrollada por la Inteligencia belga junto a otros servicios europeos comenzó hace unos meses cuando se tuvo conocimiento de una “red” de corrupción que trabaja “en nombre” de Marruecos y Catar. Según la fiscalía de Bruselas, cada gesto —en forma de sobornos en dinero en efectivo o regalos caros— tenía como objetivo llevar a cabo una “actividad de injerencia” en la sede de la UE y en puestos clave de las Instituciones Europeas, en particular en el Parlamento, con tal de mejorar la imagen de Catar en términos de derechos civiles. La operación tenía como misión, revertir las acusaciones internacionales por el escándalo de los trabajadores migrantes que construyeron la infraestructura del Mundial. El Gobierno catarí ha negado toda acusación.

La investigación llevó a varias redadas y media docena de detenidos. Además de la incautación de ordenadores personales y un millón de euros en efectivo: 600.000€ encontrados en la casa de Panzeri y otros 150.000€ en un apartamento de la propiedad de Kaili. Todos los frentes están abiertos, por lo tanto la fiscalía belga pide que se “respete el secreto de la investigación” ya que esta aún no está cerrada.

Implicados

Además de Eva Kaili y su marido, la figura central de la trama es el ex diputado Pier Antonio Panzeri, actual director de la ONG Fight Impunity (traducido literalmente como lucha contra la impunidad) que, irónicamente, batalla contra la corrupción y la impunidad política.

Según las declaraciones de Giorgi, él y Panzeri estaban en contacto con tres personas de la red, entre ellas el embajador de Marruecos en Polonia y el director de Inteligencia Exterior del reino alauí con intención de influir en las decisiones de Europa sobre el Sáhara Occidental y el control de los flujos migratorios: el objetivo de Marruecos era que la Unión Europea no obstaculizara la ocupación del territorio saharaui, o que interviniera en el flujo migratorio.

Además, otros dos italianos fueron arrestados. El lobista de derechos humanos, Nicolás Vega Talamanca, que hasta el lunes pasado lidera al ONG No hay paz sin justicia, y Luca Vasenti, secretario general de la Confederación Sindical del Comercio Internacional. Este último, fue puesto en libertad condicional, junto al padre de Kaili al que habían arrestado en un hotel del centro de Bruselas.

La reacción del Parlamento

El grupo político socialista S&D está en el punto de mira y miembros relacionados con Catar han presentado su renuncia, al menos hasta que finalice la investigación. Entre ellos; Marie Arena, diputada del comité de derechos humanos; Pietro Bartolo, diputado del comité de Libertad Civil, Justicia y Asuntos internos, y Andrea Cozzolino, coordinador de emergencia del grupo.

Desde el liderazgo de las instituciones europeas, se está intentando defender la integridad de las Instituciones y paliar la desconfianza de la opinión pública.

La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola afirmó que “no habrá impunidad” ante la corrupción de la institución y además, quiere abrir una investigación interna para “analizar todos los hechos relacionados con el Parlamento”. Asimismo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, propone la creación de un organismo externo que ejerza como «guardián de la ética de las Instituciones Europas» mediante unas reglas claras y concisas en materia de Integridad y Transparencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí