La costumbre

22 de febrero de 2024
1 minuto de lectura
Libro Sin ir más lejos de Fermín Herrero

Tuve un amigo que, cuando presentaba a su mujer siempre decía: “Aquí mi costumbre”. Si acaso notaba cara de extrañeza, se detenía un instante explicando que en su costumbre no se adormecía la rutina, sino una despojada manera de vivir de todo lo que no fuera ella.

Hay otras maneras de acostumbrarse que frenan la creatividad, enmudecen los sueños y enloquecen las esperanzas. Esas costumbres no son buenas para nadie, aunque nos permitan una comodidad aburguesada e inútil. Fermín Herrero, en su libro Sin ir más lejos, nos deleita y nos advierte:

-“Cuando se lleva un rato en la pocilga

no huele mal.

A menudo, hasta el crimen

se glorifica. Calla el viento en los cipreses”.

No sería bueno que, por cansancio o por desinterés, nos acostumbrásemos a vivir en los muladares como si fuesen jardines mal sembrados y llevar, incluso, en la solapa alguna de sus rosas.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Estatuas y palomas

Estoy absolutamente convencido de que las opiniones no sirven para mucho

Arrepentirse

Sin ir más lejos, los pájaros son mucho más inteligentes que nosotros

Amigos S.A.

El horizonte de los amigos es un paisaje de afectos; el de los socios, una abultada cuenta corriente. Equivocadamente solemos

Dignidad infinita

Entiendo yo que la base de la teología antropológica, que se hace miniatura espléndida en los místicos del siglo XVI,