El Vaticano reconoce que en los años 90 el exobispo y Premio Nobel de la Paz, Ximenes Belo, abusó sexualmente de menores

1
El exobispo Carlos Felipe Ximenes Belo, sancionado por el Vaticano por abusos sexuales en los años 90. | Fuente: Wikimedia Commons, vía Gabinete da Primeira-Dama de Timor-Leste

La revista holandesa ‘Amsterdammer’ publicaba el pasado miércoles 27 de septiembre acusaciones de abuso por parte de varios hombres que habrían sido víctimas en los años 90 del exobispo Belo

La oficina de prensa del Vaticano ha confirmado la imposición de «sanciones disciplinarias» contra el exobispo y Premio Nobel de la Paz, Carlos Filipe Ximenes Belo, de Timor Oriental, acusado por varios hombres de abusos sexuales en los años 90 -cuando en ese entonces eran niños-, según revelaba la revista holandesa ‘Amsterdammer’ el pasado miércoles.

Según las informaciones publicadas por el diario italiano La Repubblica citando fuentes vaticanas, la Congregación para la Doctrina de la Fe, el organismo que se ocupa de los casos de abusos sexuales recibió denuncias «relativas al comportamiento inapropiado del obispo».

Tras recibir esas acusaciones se impusieron sanciones que incluían restricciones a la circulación, al ejercicio del ministerio y a impedir el contacto con menores, así como cualquier contacto con su país de origen. Estas medidas, según ha confirmado la Santa Sede, fueron «modificadas y reforzadas en noviembre de 2021».

La revista holandesa publicaba, también el pasado 27 de septiembre acusaciones de abuso por parte de varios hombres que habrían sido víctimas en los años 90 del exobispo. Belo que presentó su dimisión como obispo en 2002 de forma inesperada, cuando sólo tenía 54 años, alegando entonces motivos de salud.

Ximenes Belo fue ordenado sacerdote en 1980. Tras estudiar en Roma y Portugal, regresó a Timor Oriental en 1981 para trabajar como profesor. En 1983, el Papa Juan Pablo II le nombró administrador apostólico de la diócesis de Dili, que era entonces la única de Timor Oriental. Fue nombrado obispo en 1989, y siguió siendo administrador apostólico de Dili. Fue un crítico feroz de la opresión indonesia en Timor Oriental y denunció públicamente la masacre de más de 200 manifestantes independentistas en un cementerio de Dili en 1991.

En una carta de 1989 sacada de forma clandestina del país, Ximenes Belo denunció la ocupación militar indonesia y suplicó la intervención del Papa, del secretario general de la ONU y del presidente de Portugal, que había gobernado Timor Oriental como colonia hasta la independencia en 1974. Ximenes Belo recibió el Premio Nobel de la Paz, junto con el actual presidente del país, José Ramos-Horta.

Tras su inesperada dimisión, Ximenes Belo se trasladó brevemente a Portugal, después fue enviado como misionero en Mozambique durante varios años, y luego regresó de nuevo a Portugal, donde vive actualmente. Ximenes no asistió al consistorio celebrado este agosto en Roma, en el que su sucesor como arzobispo de Dili, el arzobispo Virgílio do Carmo da Silva, fue nombrado cardenal.

Entre 1.000 y 2.000 casos en España

Desde el pasado mes de febrero, el despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo, está trabajando en una auditoría sobre los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia católica, encargada por la Conferencia Episcopal Española (CEE).

El presidente de la firma legal, Javier Cremades, reveló recientemente en una entrevista con Europa Press que, por el momento, están clasificando «entre 1.000 y 2.000 casos» de abusos sexuales en la Iglesia, la mayoría ocurridos en los años 70 y 80 del siglo XX.

«Entre los que tiene la Conferencia Episcopal, y los que tiene el diario El País, estamos hablando de entre 1.000 y 2.000 casos, aproximadamente, y estamos ordenando y clasificando los que nos han llegado», explicó Cremades a finales de julio, tras cinco meses de trabajo en los que habían recibido un centenar de casos nuevos no contabilizados.

La firma legal recibió el encargo de los obispos el pasado mes de febrero y puso a disposición de la población un correo electrónico (denunciaabusos@cremadescalvosotelo.com) para recibir denuncias.

También el Defensor del Pueblo ha creado la Unidad de Atención a las Víctimas. Una comisión encargada de realizar un informe sobre los casos de abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia Católica. Su titular, Ángel Gabilondo ya avanzó el pasado mes de agosto en una entrevista concedida a Europa Press que la Unidad de Atención a las Víctimas estaba «recibiendo y escuchando testimonios de las personas que acuden a exponer su experiencia». Su tarea será «determinar hechos y responsabilidades, proponer procedimientos de reparación a las víctimas e impulsar medidas de prevención y protocolos de actuación para evitar que esto pueda volver a suceder», según informó Gabilondo. No obstante, precisó que «no es un tribunal» ni se trata de llegar a elaborar una «sentencia»

Los expertos, se reunierón el pasado 13 de septiembre para realizar un informe sobre las denuncias recibidas, después de la primera, en la que se constituyó esta unidad, el pasado 5 de julio. Ya, desde el 6 de julio las víctimas de abusos en la Iglesia pudieron contactar con esta Comisión a través del teléfono gratuito 900 111 025, presencialmente o por correo (atencionvictimas@defensordelpueblo.es).

Una vez finalizado el trabajo, Gabilondo presentará el informe con las conclusiones y recomendaciones ante las Cortes Generales y al Gobierno de España a fin de que se adopten las medidas necesarias. Si bien, el Defensor del Pueblo no ha concretado ninguna fecha límite para entregar el informe porque quiere escuchar a todas las víctimas.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí