El malvado Juan Ramón

28 de noviembre de 2023
1 minuto de lectura
Amanecer malva
Amanecer malva

Normalmente los solteros suelen tener un grado relevante de neurosis. Y entre los poetas, solteros solitarios en la concepción profunda de las cosas, se agudiza tal singularidad hasta el extremo de ser inconfundibles.

En una de sus variadas biografías leí que Andrés Segovia, con dos o tres amigos, tocó el timbre del piso que compartían Zenobia Camprubí con Juan Ramón Jiménez en la capital de España. A la puerta, Zenobia, con un dedo en los labios, exigió extremo silencio a los visitantes porque Juan Ramón, como la que empuja para que nazca el hijo, “está teniendo un poema”.

Sabemos que acorchó las paredes de sus casas y puede que hasta se taponase los oídos  cuando el dulce Platero rebuznara. Se enfermaba con el grito de los demás… y con el suyo propio. Melancólico de íntima melancolía, Juan Ramón Jiménez se enfermó de sí mismo, de no tener fuerza para acunar tanta poesía y por vivir, como un presentimiento continuo, la muerte de Zenobia.

…Algunos de sus amigos le llamaban “el malvado Juan Ramón”, no porque fuese malo, sino porque tenía preferencias del malva en los cielos del amanecer.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

La costumbre

Tuve un amigo que, cuando presentaba a su mujer siempre decía: “Aquí mi costumbre”

La monogamia sucesiva

Estaba yo presente en aquella eucaristía novenaria cuando, exaltando a la patrona de la ciudad, muy querida y venerada, el

Eso de los idiomas

Al morir sin descendencia Carlos II de España, último rey de los Austrias, señaló claramente en su testamento, como sucesor,

Contando estrellas

Los que escribimos, no actuamos sólo de oficio, sino para irnos conociendo por dentro y, de paso, descubrir cuántas estrellas