Demasiadas lentejas

4 de abril de 2024
1 minuto de lectura
Esaú y el lío de lentejas

A Esaú le gustaba la caza y las fatigas del campo. Jacob prefería los enredos domésticos, los guisos rojos de cordero y lentejas, mientras resolvía en su corazón como usurpar a su hermano los privilegios y responsabilidades de la primogenitura. El día en que Esaú llegó cansado de sus andanzas rurales y vio cómo de la tienda de Jacob brotaba el humillo de la comida gustosa , pidió a su hermano un plato que le remediase del hambre. Esaú aprovechó el apetito fraterno y le pidió a cambio los privilegios que no le correspondían.

…Suelo ver en la televisión películas históricas o reportajes interesantes de youtube. Alguna que otra vez, también observo la variedad de tertulianos “independientes” en los canales conocidos, para comprobar si cayeron o no en la tentación de probar las lentejas que ofrecen allí a cambio de justificar lo injustificable. Tienen escondidas las lentejas debajo de las mesas: el olor de lo sabroso traspasa a conciencia el pudor de las pantallas. Con disimulo, observo la falta de modestia en que ellos/as traen aprendido el sofisma de sus razones. Según la vehemencia con que defienden el disparate, sabemos quién tiene el plato más lleno.

¡Se ha de tener muchas ambición, mucha hambre o mucho miedo, para vender lo mucho por tan poco! ¡Al fin y al cabo, son lentejas!

1 Comment

  1. El Candil de nuevo sacudiendo conciencias. Extraordinario símil. La Diana imposible más certera. El precio depende de lo que deba defenderse o su contrario. Debemos creer que no todos son así. Pedrouve otra vez magnífico.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Estatuas y palomas

Estoy absolutamente convencido de que las opiniones no sirven para mucho

Arrepentirse

Sin ir más lejos, los pájaros son mucho más inteligentes que nosotros

Amigos S.A.

El horizonte de los amigos es un paisaje de afectos; el de los socios, una abultada cuenta corriente. Equivocadamente solemos

Dignidad infinita

Entiendo yo que la base de la teología antropológica, que se hace miniatura espléndida en los místicos del siglo XVI,