Condecorado

1 de febrero de 2024
1 minuto de lectura
Miguel de Unamuno

Sabida es la anécdota referida en la condecoración que el rey Alfonso XIII otorgó a don Miguel de Unamuno. Con la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio sobre el cuello, el Rector agradeció al Monarca:

-Gracias, Majestad, por tan altísima distinción, que bien merezco

El Rey, sorprendido, le respondió:

-A cuantos he concedido esta Gran Cruz consideraron que no se la merecían.

-Y tenían razón, Majestad, tenían razón.

Como la vida de los hombres se balancea entre el pedestal y la tumba, don Miguel de Unamuno fue desterrado en 1924 por el general Primo de Rivera a Fuerteventura, adonde el mar serenó sus impulsos y tuvo ocasión de armonizar sus creencias. Puede que sentado en una roca escribiera uno de los renglones de esta carta: “El paisaje es triste y desolado, pero tiene hermosura”. Al regresar el filósofo de nuevo a Salamanca dejó una sentencia que hoy colocamos en la bandeja de la circunstancia:

-El problema de España no es político, es ético.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Higos en el jardín

Antes de entrar Jesucristo en escena histórica, el emperador Augusto ya se había casado con Livia, madre a su vez

¡Qué cosas!

El más socarrón de mis maestros, en un aparte quiso ponerme en guardia: “Nunca te olvides que algunos, por no

Risitas

pedrouve

Ojos que no quieren ver…

La inquietud y la cordura de España descansan en la mayoría de los jueces que tenemos