martes, 7 de febrero 2023

Tarjeta de boda

Todas las novias tardan en llegar a las iglesias una eternidad: el maquillaje, el vestido y la complicada ingeniería de la cosmética, provocan generalmente...
Cáucaso

El Cáucaso Sur y cómo Rusia no quiere perder su influencia

Desde que Rusia comenzara la invasión de Ucrania hace casi un año, muchos oligarcas y empresarios rusos próximos al Kremlin han abandonado el país debido a las sanciones occidentales.
ministerio

¿Ministerios o misterios?

¿Sobran ministerios o personas sin conocimientos que viven de ellos? ¿Por qué existen tantos y, sobre todo, algunos que lo único que practican es el arte de la zancadilla? ¿Son necesarios para hacer contrapeso? ¿Es el juego de poli malo, poli bueno?
latido

El latido

Nadie conoce a fondo el sufrimiento de una mujer cuyas circunstancias le llevan a dudar si permitir o no que nazca el hijo del latido, pero sí la responsabilidad de darle a la vida más importancia que al dolor
elecciones

2023

Las bonitas promesas de nuestros políticos no se cumplirá casi ninguna, y seguiremos pensando que para las siguientes elecciones, las que sean, volverán a mentirnos. Y la vida sigue

Tabernas

Me gusta ir a los bares de los pueblos donde no me conocen y escuchar el roce de los vasos al derramarse sobre ellos la cerveza.
EL DUENDE

Supositorios

Como si se tratase de vacunas para la Covid, incontables contenedores de supositorios llegan a la Moncloa para vacunarnos contra las mentiras que, al paso de cada día, terminarán infectándonos también el alma
Una mujer jugando con su nieta

Aquellos tiempos

Recuerdo con añoranza lo que significaba la familia hace unas décadas y hoy tan herida en las bases de su construcción. Tengo en mi mente aquellos años dorados, donde desde el respeto a nuestros mayores nuestras vidas se estaban formando
Tinder

Los algoritmos del amor

El amor romántico es una idealización del amor que este no necesita, porque el amor es más que eso
La amistad

Siempre hay alguien…

Siempre hay alguien que contamina su palabra cuando nos llama… menos mal que siempre hay alguien, también, que nos besa con el labio grande de beberse la vida, enamoradamente