El Día del Orgullo Humano

10 de noviembre de 2023
1 minuto de lectura
Día del Orgullo
De izda. a dcha., Bill Clinton, Shimon Peres y Yasir Arafat, en la firma de los acuerdos de paz de 1993 entre Israel y Palestina. | Fuente: EP / Contacto / Mark Reinstein

Sí, así comienzo mi escrito.

Es solo mi reflexión de hoy, ante ese terror que me causan las noticias, de guerras y conflictos múltiples, por todo el mundo.

La frialdad de ese mandatario, Grazin Hamad, que es el portavoz y miembro de la oficina política de Hamás que habla en nombre de “todos” los palestinos, diciendo que harán desaparecer el Estado de Israel.

Dice que no tiene cabida y que al acto de terror desatado el 7 de octubre le seguirán muchos más, hasta que el Estado de Israel desaparezca.

Ese ataque sorpresa, contra civiles nos dejó horribles imágenes imposibles de olvidar y que fue cometido por Hamás con apoyo de la Yihad Islámica.

Ahora nos informamos del después de ese acto de terrorismo, con esa guerra que enfrenta a los atacados con los atacantes, mientras víctimas y verdugos se presentan ante la opinión pública como víctimas, los unos de los otros y viceversa.

Los señores de la guerra se frotan las manos mientras la población civil está siendo masacrada.
No existe la piedad, no se pueden parar a pensar en las personas, son sus peones y los usan sin pudor para su conquista.

Emplean toda clase de torturas y nadie se estremece ante esas actuaciones. Y algunos las arengan, según les vengan las noticias, de un lado o del otro. Tomar rehenes no es un signo de humanidad, pasarse en las represalias, tampoco.

Creo que es el tiempo de la piedad para todos, sin matices, hoy más que nunca necesitamos dedicar un día, uno solo, para llamar a la piedad de todos los pueblos que se desangran en guerras interminables. Es labor de todos nosotros que nos llamamos humanos y que significa ser capaz de ayudar al que lo necesita, que siente y demuestra compasión, empático. Y aun siendo líder, jefe, presidente, etc… sea capaz de tratar por igual a otro semejante.

Para actuar así tiene que ser altruista y generoso. Me temo que es una quimera o utopía ese deseo. Yo solo lo expongo, es la voz de muchos que deseamos la Paz por nuestro bien y de la humanidad. ¿Podremos celebrarlo algún día? ¡Muchos lo deseamos!

¡EL DÍA DEL ORGULLO HUMANO!

1 Comment

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Miguel Hernández: Noticias dolorosas

Capítulo cuarto: Dolor de amigos (y 2)

Horizonte y destino – literatura y ciencia

JAVIER CASTEJÓN

El hombre de la oreja herida

RAFAEL FRAGUAS

El reino perdido

Se estaba preparando una grandísima celebración en aquel país al que los detractores habían denominado como País de Pandereta, únicamente,