Los vecinos a los que Ana Botella vendió sus casas sociales podrán comprarlas al mismo precio que un fondo buitre pagó por ellas

0
Blackstone
Entrada a la sede de la firma estadounidense gestora de fondos, Blackstone | Europa Press

Tras las primeras sentencias, Blackstone está ofreciendo rebajas a los inquilinos a cambio de que estos renuncien al derecho de retracto

La Audiencia de Madrid obliga a Fidere, empresa fiflial del fondo buitre Blackstone Group a no vender las casas a los inquilinos a un precio superior al que ellos se lo compraron a la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid (EMV). La noticia inundó la prensa mientras la alcadía de la ciudad era ocupada por Ana Botella, del PP. El Ayuntamiento de Madrid construyo 1860 viviendas sociales y una vez adjudicadas las revendió al fondo buitre Blackstone, a precios de risa, a través de su empresa filial en España Fidere.

El truco estaba en permitir, como se hizo, que después Fidere (Blackstone) pudiera vender esos pisos sociales a los inquilinos que los ocupaban. En muchos casos, cuadruplicando el precio por el fondo buitre las había comprado; de lo contrario, los inquilinos serían desahuciados. Y así sucedió en múltiples ocasiones. Muchos de aquellos vecinos tuvieron que abandonar aquellas viviendas cuyo alquiler se había equlibrado tanto como si se tratase de una promoción privada. Otros se quedaron y plantearon una demanda con el Ayuntamiento que dirigía Botella.

Tras varios años en los tribunales, el abogado José Mariano Benítez de Lugo, Presidente Honorario de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE) y articulista de opinión de FUENTES INFORMADAS, ha conseguido revertir aquella especulación llevada a cabo por la exalcaldesa. Benitez de Lugo encontró un resquicio legal, mediante el cual, antes de producirse aquella venta, bien la empresa propietaria de las viviendas (EMV); o bien el propio Blackstone, tenian la obligación legal de informar a los inquilinos sobre la venta que se iba a producir y sobre todo: que tenían derecho de retracto.

Es decir, eran los propios inquilinos quienes tenian que decidir si querían o no cambiar de propietario al que pagar sus alquileres. Y como quiera que aquello no se produjo, la Audiencia Provincial de Madrid ha autorizado a los vecinos a adquirir, en propiedad, sus viviendas que antes estaban alquiladas, al mismo precio al que el Ayuntamiento vendió cada casa a Blackstone. De este modo, esos vecinos podrán adquirir, en propiedad, las viviendas que tenían alquiladas por un importe de entre 68.000 y 72.000 euros.

De momento un total de 44 familias que se vieron con el agua al cuello por los altísimos alquileres que les puso Blackstone ya se podrán beneficiar de la sentencia de la Audiencia. Pero esta circunstancia no es aplicable a todos los vecinos a los que vendieron sus casas a Blackstone. En principio la sentencia afecta a aquellos inquilinos que tuvieran firmado el contrato con la EMV en octubre de 2014.

Tal es la situación que se teme Blackstone que el propio fondo buitre esta remitiendo cartas a los inquilinos ofreciendoles que renuncien al derecho de retracto a cambio de algún tipo de rebaja, ya que se podría dar la circunstancia de que 1860 viviendas, otras 1.860 plazas de garaje, más 25 locales comerciales puedieran acogerse a dicha sentencia y hacer un importante agujero económico al fondo buitre.

¿Quién es Blackstone?

The Blackstone Group es un banco de inversión de origen estadounidense que se encarga de gestionar activos, especialmente en inversión inmobiliaria, en Estados Unidos y Europa. A día de hoy, cuenta con oficinas en Atlanta, Boston (Estados Unidos), Londres (Reino Unido), Hamburgo (Alemania), París (Francia), Bombay (India), Sydney (Australia) y Hong Kong (China). Esta empresa es muy conocida por sus grandes inversiones, también en parques de ocio.

En 2019, la propia ONU acusó a Blackstone Group de ser el «culpable de la crisis mundial de vivienda«. Según un artículo publicado en The Guardian hace tres años, el asesor de vivienda de la ONU acusó a firmas de capital privado y a uno de los propietarios residenciales corporativos más grandes del mundo, Blackstone Group, de explotar a los inquilinos, «causar estragos» en las comunidades y ayudar a alimentar una crisis mundial de la vivienda.

En una crítica punzante sobre el papel del capital privado en el mercado de la vivienda, la relatora de la ONU, Leilani Farha, y Surya Deva, presidenta de un grupo de trabajo de la ONU en esta materia, revelaron las prácticas comerciales de Blackstone, que, según estos miembros de la ONU, incluyen inflar masivamente los alquileres e imponer fuertes tarifas y recargos por reparaciones ordinarias que están teniendo «consecuencias devastadoras» para muchos inquilinos en países de todo el mundo.

En una serie de cartas a Blackstone y a funcionarios gubernamentales en la República Checa, Dinamarca, Irlanda, España, Suecia y los Estados Unidos, Farha y Deva acusaron a las empresas de capital privado y gestión de activos como Blackstone de emprender «desalojos agresivos» para proteger sus flujos de ingresos por alquiler, y de reducir el conjunto de viviendas asequibles en algunas áreas, así como de expulsar a inquilinos de bajos y medianos ingresos de sus hogares.

Empresas filiales

En los últimos años, Blackstone ha adquirido cientos de miles de hogares en los Estados Unidos, Europa, Asia y América Latina, a menudo a través de filiales, lo que la convierte en uno de los actores globales más grandes y poderosos en el sector de la inversión en vivienda.

En su respuesta, Blackstone afirmó que el capital privado había ayudado a construir el mercado de alquiler en un momento en que los países de todo el mundo se enfrentaban a la escasez de viviendas y que ellos cumplen con todas las leyes locales relevantes.

Sin embargo, Blackstone Group ya se ha hecho un importante hueco en la economía mundial. Un importante trozo de la tarta que supone la vivienda en el mundo. Y buena prueba de ello es su incorporación al, según es conocido en España, banco malo. Se trata de la Sociedad de Gestión de Activos de la Reestructuración Bancaria (SAREB)

Ya en 2015, la Sareb vendió a Blackstone una cartera de préstamos con un valor de 237 millones de euros. La cartera denominada Aneto esta garantizada con 20 promociones residenciales terminadas y suelos finalistas distribuidos por toda la geografía española, pero principalmente en la Comunidad Valenciana, Madrid y Galicia; además de un inmueble de 4.869 metros cuadrados y 68 plazas de aparcamiento en Barcelona. El edificio albergaba entonces la sede de la firma Gallina Blanca y estaba valorado en 10,3 millones euros.

Mucho más cerca en el tiempo, en julio pasado, la Sareb, en manos del Gobierno, adjudicó a Blackstone, a través de su filial en España, Anticipa-Aliseda, la gestión de activos por un total de 11.379 millones de euros. De ellos, 6.150 son inmuebles de toda tipología y 5.229 millones corresponden a prestamos al promotor impagados. Blackstone también podrá beneficiarse de las ayudas europeas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí