Contando estrellas

19 de febrero de 2024
1 minuto de lectura
Estrellas en el espacio.| Fuente: Pexels

Los que escribimos, no actuamos sólo de oficio, sino para irnos conociendo por dentro y, de paso, descubrir cuántas estrellas nos quedan todavía por reconocer en el universo de la sociedad donde vivimos. Hiparco, en el 170 a.C., ya había descubierto 1026 estrellas y, cuando empezaba a catalogarlas, otra luz le vino y fue arrebatado a otra galaxia diferente.

Todo lo contrario le ocurre a Putin: astro que descubre haciéndole sombra, luz que apaga. Primero los lleva al frío para que la nieve les haga considerar la torpeza de sus pretensiones; luego, nevados los pensamientos, si insistieran en su candidatura, el corazón les traiciona con un rayo que se coló por el ventanuco de las envidias. Qué mala suerte tienen las estrellas que Rusia va descubriendo como añadidura de resplandor a la persistente oscuridad del gobernante: unos mueren envenenados; otros, se ahorcan en un descuido; a los demás, la luz de la nieve los quema en accidentes de frío y los diluye, como a Nalvani, que ha desaparecido del sitio donde murió: otro lucero ausente en los olvidos del cielo…

Conclusión: En la vida, a todo hay quien gane.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Estatuas y palomas

Estoy absolutamente convencido de que las opiniones no sirven para mucho

Arrepentirse

Sin ir más lejos, los pájaros son mucho más inteligentes que nosotros

Amigos S.A.

El horizonte de los amigos es un paisaje de afectos; el de los socios, una abultada cuenta corriente. Equivocadamente solemos

Dignidad infinita

Entiendo yo que la base de la teología antropológica, que se hace miniatura espléndida en los místicos del siglo XVI,