La casa de don Vicente

6 de agosto de 2023
1 minuto de lectura
En el número tres de la antigua calle Velintonia, vivió, sintió, sufrió, escribió y amó, con discretas intensidades.
Vicente Aleixandre. | Fuente: Flickr

En el número tres de la antigua calle Velintonia, vivió, sintió, sufrió, escribió y amó, con discretas intensidades, el indiscutible Vicente Aleixandre.

A su quietud tuberculosa llegaban cada día los sonidos del hambre. Miguel Hernández, a quien tanto quería, le llevaba naranjas de su huerta y don Vicente le miraba hasta el fondo de los ojos para adivinar el cauce de sus sueños. Pepín Bello, Manolo Altolaguirre, Federico, Carlos Morla… iban hasta él porque necesitaban de su voz y, de su mano, las caricias. Cuando en alguno de ellos, don Vicente descubría posibilidades se lo llevaba a las habitaciones de dentro, a los humedales de la casa y allí se conmovían.

En Velintonia 3 están las voces guardadas de la mejor cultura. Nuestros sentimientos perdidos en ella bailan todavía.

Está la casa en venta y, por mucho que pidan, no habrá dinero para comprarla.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

La costumbre

Tuve un amigo que, cuando presentaba a su mujer siempre decía: “Aquí mi costumbre”

La monogamia sucesiva

Estaba yo presente en aquella eucaristía novenaria cuando, exaltando a la patrona de la ciudad, muy querida y venerada, el

Eso de los idiomas

Al morir sin descendencia Carlos II de España, último rey de los Austrias, señaló claramente en su testamento, como sucesor,

Contando estrellas

Los que escribimos, no actuamos sólo de oficio, sino para irnos conociendo por dentro y, de paso, descubrir cuántas estrellas