Una directiva de Sálvame pidió a Gustavo González investigar a Omar Montes, Chiquetete y la Pantoja

0
Una imagen exclusiva que figura en el sumario donde aparecen dos de los investigados en la 'Operación Deluxe'. A la izquierda, el periodista Gustavo González y, a la derecha, el policía Ángel Jesús Fernández Hita.

PACO VARGAS / EVA C. CRUZ

La causa judicial que se sigue contra Sálvame por una presunta vulneración de la intimidad, revelación y vulneración de secretos oficiales y cohecho redirige la acusación contra directivos de ese programa de televisión y otras personas implicadas, en concreto, contra el periodista del programa, Gustavo González, y el policía que supuestamente filtraba las fichas policiales reservadas, Ángel Jesús Fernández Hita. En este caso, FUENTES INFORMADAS ha tenido acceso al sumario del caso, donde se explicita que una directiva de la cúpula de Sálvame, de la cual se desconoce su identidad y a la que González tenía agregada en ‘WhatsApp’ como «Lázaro Sálvame», solicitó al periodista de Sálvame investigar a los cantantes Antonio José Cortés Pantoja, más conocido como Chiquetete, Omar Montes o Isabel Pantoja, famosos cuyos datos personales habrían sido violados, presuntamente, por directivos de Telecinco.

El letrado de la Administración de Justicia del Juzgado de Instrucción nº 4 de Madrid, Pedro José Hernández Gallego, custodia documentos sensibles surgidos del entorno en la investigación de estos personajes públicos. Según publicó este medio el pasado sábado, se indagó de forma ilícita en las fichas policiales de unos 200 famosos usando cuatro bases secretas de datos policiales para con el fin de exhibir su contenido en televisión. Así reza en un informe que Asuntos Internos de la Policía Nacional ha aportado al sumario cuya instrucción, por cierto, se ha visto prorrogada hasta la próxima navidad de 2022 por orden de su magistrado, Marcelino Sexmero.

La Unidad de Asuntos Internos de la Policía tiene la función de velar por el cumplimiento de la ley en lo referente tanto a perseguir conductas delictivas o infracciones penales de los funcionarios de policía, como corregir cualquier tipo de desviación ética; en otras palabras, velar por el cumplimiento de su código de buenas prácticas.

En abril de 2017 y en virtud de esa competencia, «miembros de la UAI se percataron que en el programa rosa de Telecinco Sálvame se ofrecía información sobre un atestado de Fernando José Ortega Mohedano», hijo de la cantante chipionera Rocio Jurado y del torero José Ortega Cano.

Una vez que los miembros de la UAI verificaron que los datos personales burlados de sus bases de información secretas coincidían con aquellos otros objeto de extracción por algún policía no autorizado, sin acceso a tan reservada información que justificase su consulta, se solicitó por la UAI autorización judicial para intervenir y requisar pruebas.

Chiquetete, Omar Montes e Isabel Pantoja, violentados

Las consultas del ‘topo’, según la auditoría de la UAI, contemplaban desde nombres y apellidos de famosos de la tele hasta la localización de sus domicilios, sus direcciones profesionales, teléfonos, vehículos a motor y placas de matrícula e, incluso, salpicaban con su violación a la intimidad respecto de personas de su entorno -familiares y amigos-.

Estos datos se ofrecían en el programa Sálvame, coetánea y prácticamente, el mismo día y momento que se hacía la consulta en las reservadas bases de datos policiales. Tras obtener la autorización del juez Marcelino Sexmero, titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Plaza de Castilla (Madrid), el Grupo VI de la UAI requisó a los dos principales investigados, el periodista de Sálvame Gustavo González y el policía Fernández Hita, dos móviles, dos discos duros y un pendrive, así como un portátil al primero y un celular al segundo.

Posteriormente el juez Sexmero autoriza por orden judicial un mandamiento a «Orange para que se certifiquen las llamadas entrantes y salientes así como mensajes de texto y datos de tráfico asociados incluidas las localizaciones de antenas», investigaciones y pruebas que se ventilan en una pieza separada declarada secreta y que custodia el letrado de la administración de ese juzgado.

El periodista, además, tenía varias copias de seguridad de los ‘WhatsApp’ intercambiados con el policía Fernández Hita, que también fueron intervenidas por la UAI. Estas investigaciones dibujan unos claroscuros que dejan a Telecinco o, al menos a sus directivos, ante un panorama delicado y comprometedor pues el informe de la UAI refiere que el periodista «Gustavo González llama al teléfono X» referenciado en su lista de contactos como «Lázaro Sálvame» y, tras enviarle un audio y una placa de matrícula (7408JJK), «le pregunta si se corresponde con la furgoneta de Chiquetete». Tras la consulta, González le responde que «es de Carmen Gahona», la esposa de Chiquetete, y «Lázaro Sálvame» le reconoce ese favor con un «gracias, Gus».

En septiembre de 2019, según el informe, «Lázaro Sálvame le pide a Gustavo González los datos del Achraf Benoukhsye», concursante vip de Gran Hermano, y también le pide «todo lo que tengas de Omar Montes». Nada menos que seis denuncias del cantante de reggaetón. Así se lo hace saber a su jefa de Telecinco el paparazzi perteneciente a Sálvame que le dice: «Tengo las diligencias en casa».

El 21 de julio de 2017 González se interesó en la ficha policial de Isabel Pantoja, aunque finalmente obtuvo informaciones de Alejandro Albala Guerra, en su día pareja sentimental de la hija menor de La Pantoja. Una cantante relacionada con la prensa del corazón que en los últimos años había sido noticia por su ingreso en prisión por un delito de blanqueo de capitales vinculado a una de las mayores tramas de corrupción política española, el ‘Caso Malaya’.

Dos directivos de Sálvame investigados

La UAI transcribió los mensajes de voz, analizó los mensajes de ‘WhatsApp’ intercambiados entre el paparazzi y el ‘topo’, así como los archivos fotográficos -pantallazos con fichas de antecedentes policiales, atestados, denuncias y placas de matrícula-. Asimismo, la misma unidad verificó extremos como el que queda acreditado por «una de las conversaciones que una directiva del programa, a la que Gustavo González llama con el seudónimo de ‘Lázaro Sálvame’, llama reiteradas veces al periodista solicitándole que verifique con sus fuentes policiales determinados aspectos de famosos o tertulianos del programa sobre los que se iba a hablar», según refiere el informe de la UAI aportado al sumario.

Entre las decenas de investigados en este asunto están los dueños de la productora de Sálvame, La Fábrica de la Tele, Óscar Cornejo y Adrián Madrid, según figura en el citado informe. Si bien en un principio Cornejo y Madrid eran parte en el proceso judicial como representantes de La Fábrica de la Tele, ahora comparecen ante casi una veintena de perjudicados, por una presunta vulneración de su intimidad, violación de secretos y cohecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí