El audio de Villarejo con la directora del CNI aporta pruebas al juicio de Londres sobre el ‘control’ de Corinna

José Manuel Villarejo y Esperanza Casteleiro
El ex comisario José Manuel Villarejo y Esperanza Casteleiro, la actual directora del CNI y entonces número dos de los servicios secretos españoles.

Un coronel del CNI confirma al excomisario, en el audio divulgado en exclusiva por FUENTES INFORMADAS este martes, que el Centro Nacional de Inteligencia mandó «mercenarios» a casa de Corinna para registrarla y se llevó documentación con la excusa de hacer un barrido

La entonces número dos y actual directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Esperanza Casteleiro, y el número tres, dan su apoyo a la idea de «mantener controlada» a la examante de Juan Carlos I, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en una comida celebrada el 6 de octubre de 2015 con los comisarios José Manuel Villarejo y José Luis Olivera. En una conversación difundida en exclusiva por FUENTES INFORMADAS, comentan un presunto audio de una conversación que habría mantenido Corinna con el general Félix Sanz Roldán. Villarejo se había reunido con la examante en su casa de Londres el 13 de abril de 2015. Asimismo, en el audio mencionado se confirma, en boca del número dos de la agencia, que se enviaron «mercenarios» a la casa de la examante de don Juan Carlos. Toda una prueba de cargo en el juicio que se celebra en Londres a raíz de una denuncia de Corinna por acoso contra el rey emérito.

Cada audio daría para un Watergate, la palabra con el sufijo gate (puerta o portón en en inglés) que identifica los grandes escándalos políticos a partir de 1972, cuando los fontaneros del partido Republicano espiaron el cuartel general de la campaña electoral del partido Demócrata, situado en el complejo del edificio Watergate que alojaba oficinas y el célebre hotel de Washington D.C., una incursión que acabó con la dimisión del presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, en agosto de 1974. La habitación número 214, que estaba situada a unos metros de la sede demócrata es hoy el Scandal Room y te cuesta la noche 1.500 dólares (1.468 euros). Y, también, daría para un ‘Mediagate’, esto es, un escándalo de periodistas y ejecutivos de algunos medios de comunicación. 

Y he aquí que el agosto de 2022 pasará a la historia en España por los efectos del cambio climático que ha provocado las más insoportables temperaturas en la tierra y el mar, pero, asimismo, por la difusión de las ya familiares grabaciones del comisario José Manuel Villarejo. 

«Si tienes un asunto de cierta envergadura en la justicia en el que se entrecruzan la política, el dinero e incluso el sexo, puedes acudir a personas próximas a él y preguntar si tiene material. Tu contacto averiguará, si a bote pronto no lo sabe, y te dirá. Ahora, en ciertos casos, depende del alcance de los audios te puede salir muy, pero muy caro. Hablo de cifras de dos dígitos. En millones eh», explica a El Periódico de Catalunya una persona que ha tenido acceso a los avatares de la «negociación» en un caso muy sonado con presencia en los medios un día sí y el otro también. 

La difusión de los audios -no así su contenido concreto en todos los casos- era esperado tanto por la Fiscalía Anticorrupción como por el juez instructor, Manuel García Castellón. ¿Por qué? Porque la comercialización de las grabaciones fue detectada por la Fiscalía en octubre de 2020 cuando decidió, a continuación, hacer una entrada y registro en la celda de Villarejo en la prisión madrileña de Estremera y, en consecuencia, abrir una pieza separada para investigar los hechos. Pero tanto la Fiscalía como el juez han hecho oídos sordos.  

El caso más flagrante ha sido el de los nuevos audios sobre la colaboración de María Dolores de Cospedal, y Villarejo el pasado mes de mayo (que este medio publicó junto con El País). Esas posibles pruebas daban respuesta a una de las objeciones de la sección tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional para aceptar una nueva imputación de la exsecretaria general del Partido Popular propuesta en un recurso de la Fiscalía contra el «cierre en falso» -por decisión del juez instructor- de varios años de investigación de la operación político-policial bautizada como ‘caso Kitchen‘. Los jueces sostuvieron que los indicios contra Cospedal eran muy lejanos en el tiempo respecto de la citada operación. Y los nuevos audios aportan pruebas sobre una cooperación que llegaba hasta 2017. 

García Castellón transmitió la solicitud de una acusación popular para reabrir la causa el 25 de mayo a Anticorrupción. Casi tres meses después, no consta respuesta alguna. 

El revelador audio reproducido en exclusiva por Fuentes Informadas

Este medio, que informó sobre aquellos audios, ha reproducido en su edición del martes 9 de agosto otro audio que implica a la cúpula del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en el presunta persecución a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la expareja de Juan Carlos I entre 2004 y 2009, quien, precisamente, le acusa por la vía civil de presuntos actos de acoso en el Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales, en Londres, donde reside.  

El rey emérito, según la sentencia de los jueces de la Corte de Apelaciones del pasado 18 de julio, podrá ser sometido a juicio en la jurisdicción inglesa por aquellos hechos posteriores al 18 de junio de 2014, fecha de su abdicación, hasta 2020, ya que le ha sido denegada su inmunidad; la Corte resolverá en octubre-noviembre sobre aquellos hechos presuntamente cometidos mientras era rey, es decir, si esas actuaciones denunciadas por Corinna fueron «actos en cumplimiento de su función oficial» o en la de otros funcionarios, como puede ser el general Sanz Roldán, director del CNI en el momento de los hechos. 

La relevancia de la comida está marcada por una circunstancia: Villarejo ha sido recibido por Corinna zu Sayn Wittgenstein en su casa de Londres hacía pocos meses. Fue el 15 de abril de 2015. Sus apreciaciones este 6 de octubre ante Esperanza Casteleiro y el coronel del CNI son directas. 

Y, mira por dónde, en el audio citado, el responsable de terrorismo internacional del CNI, coronel Rafael S.P, uno de los comensales, indica que «es de interés para todos» no «calentar a Corinna». Villarejo y José Luis Olivera, director de CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado), que participa en el almuerzo, señalan: «Lo mejor es dejarla en paz».  

La cinta entre Corinna y Sanz Roldán

Es Olivera quien saca el tema de una presunta cinta que Corinna le ha hecho escuchar a Villarejo en la que la examante está hablando con el general Félix Sanz Roldán, quien se reunió con ella el 5 de mayo de 2012 en una suite que ocupaba en The Connaught Hotel de Londres. 

Olivera sostiene que toda la información de valor que tiene el director adjunto operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino, se la aporta Villarejo. «Sin ella, la DAO está seca», asegura. «Si Villarejo dice que ha escuchado una conversación con ella [Corinna y Sanz Roldán] es claro». Villarejo aclara: «Dice Rafael [el coronel del CNI] que no existe, porque tiene un equipo. De puta madre». Olivera deduce: «La habrá montado».

Villarejo apunta: «Habrá hecho un montaje. Yo he oído unos minutos, o ha hecho un montaje, ella trabaja mucho con los ingleses y tiene unas relaciones de puta madre, y está hablando con la Hillary Clinton. Hombre, yo la voz de Félix [Sanz Roldán] no la conozco, la he oído alguna vez en la tele. Pero no he hablado nunca con él. A mí me dicen esta es la conversación, he oído…». El coronel señala que Corinna no está en una guerra. 

El excomisario insiste: «Ella no quiere guerra [con el CNI], coincido con Rafael, lo que no quiere es que le toquen las narices. Ella se sintió atacada cuando lo de Mónaco cuando le mandaron a los chicos aquellos, a los mercenarios aquellos [la agencia de seguridad Algiz, subcontratada presuntamente por Sanz Roldán, hizo un registro en la casa de Corinna y se llevó documentación con el pretexto de hacer un barrido] y cuando ha ido a dos o tres sitios [Suiza, Brasil y Nueva York] se ha sentido vigilada».

La grabación probaría el presunto acoso a Corinna

El coronel matiza: «Claro. Eso es indudable… Pero ella no está en esa dirección. Lo de Mónaco que dices eso fue hace mucho tiempo» afirma (minuto 9:37). Y Villarejo puntualiza que «fue justo a los pocos meses de lo de la cacería [de elefantes, en abril de 2012, en Botsuana]».

De este modo, el coronel lo aprueba: «Sí, sí. No está en esa dirección si no se le calienta, Y si se le calienta….» Villarejo se defiende: «Yo no la he calentado”. Olivera tercia: “Dejarla en paz, que se gaste el dinero… Mientras la tenemos controlada, está controlada”. «Villarejo busca el asentimiento del coronel: «Tus fuentes te dirán que tiene confianza en mí ¿Dudas, sospechas? (10:47)». A lo que el coronel afirma: «No, no, no». Olivera advierte: “Pero si quiere un día dar por saco…». Villarejo le responde: «Utilizará mi vía siempre».

Este audio es, sin duda, una prueba de cargo para la investigación sobre los actos de acoso denunciados por Corinna en los tribunales ingleses. Como las meigas, acoso, haberlo haylo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí