La alta inflación puede afectar a la producción de cerveza

0
Cerveza
Inflación y falta de trigo, CO2 y agua siembran la incertidumbre en la industria cervecera | Fuente: PxHere

La falta de suministro de trigo y CO2 procedentes del este de Europa hace preguntarse a los españoles si la afamada bebida vería aumentado su precio

En los últimos días ha ido cobrando fuerza el rumor de que las nefastas consecuencias que está teniendo la guerra en Ucrania podrían llegar a salpicar a la industria cervecera. El anuncio de que el Banco Central Europeo (BCE) aumentará en un 0,75% los tipos de interés ha hecho saltar las alarmas y, lo que antes constituía una vaga hipótesis, se ha convertido en una teoría que los expertos se han decidido a analizar seriamente.

El temor al encarecimiento de la cerveza no está del todo injustificado. Ocho de cada diez españoles reconoce consumir esta bebida habitualmente, e incluso uno de cada cuatro admite, con algo de rubor en sus mejillas, consumir más cerveza que agua. De forma similar, una parte considerable de locales de hostelería asegura que al menos un 50% de sus ingresos se sustentan en cañas y uno de cada cuatro euros facturados se asocian a este producto.

España es, por detrás de Estados Unidos y China, el tercer mayor productor de cerveza del mundo y debe su solvencia a la nada desdeñable cantidad de recursos naturales que le permiten una sólida autosuficiencia en este sector. Sin embargo, como ocurre con el resto de ámbitos, no todo procede del interior sino que nuestro país también se sirve de ayudas externas para consolidar la efectividad de la industria cervecera.

La primera variable que ronda la cabeza es la cebada, uno de los tres ingredientes básicos de la cerveza y cuya plantación y distribución es muy similar a la del trigo. Ucrania se ha erigido desde siempre como uno de los principales proveedores de esta materia prima, que ha trasladado a través de grandes buques cargueros, como el interceptado en Turquía el pasado mes de julio.

Por otro lado, la cerveza embotellada cuenta con una considerable dosis de CO2, un bien escaso tras las idas y venidas del suministro energético ruso. El dióxido de carbono es un componente que resulta indispensable para culminar la fermentación del alcohol y favorecer su conservación en los envases comerciales.

Finalmente, el último gran interrogante se desprende de la sequía. Según datos replicados por la oenegé World Wildlife Fund, se requieren al menos 155 litros de agua de media para la producción de un litro de cerveza. La situación de la península ibérica a este respecto no es precisamente benigna al registrar este verano las temperaturas más altas desde 2003, ni tampoco en México, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado el cese de actividad de las fábricas cerveceras del norte del país.

A pesar de las adversidades, todo parece indicar que España mantendrá un buen ritmo de producción de cerveza, aunque no cabe duda que los motivos mencionados pondrán trabas a la fabricación y en ningún caso debe descartarse el encarecimiento de los botellines.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí