El presidente de los enfermeros que se gastó 365.000 euros en llevarse a Asia ‘gratis total’ a 40 personas, sigue en su puesto

0
Florentino Pérez, en el centro de la foto.

Que el presidente de los enfermeros de España, Florentino Pérez Raya, siga en su cargo sin inmutarse es un escándalo, según fuentes del Consejo General de la Enfermería. Y que sugiera que se va a presentar a la reelección, un «escandalazo mayúsculo, sonrojante», añaden. Pérez es el presidente que llevó a más de 40 personas a un viaje gratis total por Camboya y Singapur en 2019 que le costó al Consejo General de Enfermería, que él preside desde hace unos años, más de 365.000 euros.  La excusa del viajetón era acudir al congreso mundial de enfermería que ese año se celebró en Singapur, pero solo acudieron al acto de inauguración. Salvo un par de sacrificados, entre ellos el secretario general, que se quedaron hasta la clausura, al día siguiente de la inauguración todos los demás se fueron de viaje turístico a Camboya y Vietnam (17 días de holganza estival), con crucero incluido por el río Saigón, comidas de hasta 4.000 euros y hoteles de más de tres estrellas.

Tantos regalos se hicieron los asistentes durante el largo picnic que hubo que traer los paquetes de las compras a España vía aérea, con un coste de casi 13.000 euros, que también pagó el Consejo. Pero no solo el viaje atenaza a Florentino. Tiene a cinco miembros de su familia trabajando para el Consejo o firmas en las que tiene participación el Consejo, con auténticos sueldazos. Del Consejo y otros organismos vinculados societariamente al Consejo, el propio Florentino percibe al año casi medio millón de euros (Un enfermero gana en torno a 2.000 euros mensuales). Su hijo es jefe de informática del Consejo, pese a que solo tiene el bachillerato, y cobra al año 152.000 euros brutos anuales. Pero además tiene a otros cuatro familiares, hija, yerno, etcétera.

Sueldazos

En el Consejo, los altos cargos, cobran muy estupedamente. Si Florentino se lleva casi medio kilo, la vicepresidenta primera, por ejemplo, percibe 171.283 euros; el secretario general, 123.498, y el vicesecretario general, 162.689. Lo publicó El País en febrero del año pasado. Ninguno se ha dado por aludido. Siguen en sus cargos. Un juez, el del 31 de Madrid, Antonio Serrano, abrió diligencias el año pasado por estos hechos contra Florentino tras una denuncia de la Fiscalía de Madrid. Recientemente, el juez la ha archivado. Pero el asunto sigue abierto porque la fiscalía, disconforme con el sobreseimiento, la ha recurrido ante la Audiencia de Madrid. Serrano es el juez que archivó tres veces la denominada Operación Puerto por no ver delito en ella. Se trataba de la mayor trama mundial de dopaje en el ciclismo, descubierta en España, corredores que se extraían sangren y la inflaban de glóbulos rojos de ellos mismos para aumentar el rendimiento con más oxígeno. La Audiencia de Madrid ordenó a Serrano tres veces que reabriera el caso, que terminó en un juicio con condenas.

El fiscal ha recurrido el archivo del caso de Florentino tras afirmar que “se han podido utilizar fondos del Consejo General de Enfermería para sufragar gastos de naturaleza estrictamente personal a personas vinculadas al denunciado con el conocimiento y consentimiento del mismo Pérez Raya”. El fiscal pone como ejemplo el caso de la esposa de Florentino, María del Carmen López, que cobró 22.420,23 euros a través de tres facturas de 7.473,41 euros cada una de ellas en concepto de colaboración comercial y técnica, procesos de selección y cursos para sus clientes”. El informe revela que “no consta que la señora López realizase actividad empresarial alguna» para el Consejo y que, por otro lado, «no está dada de alta como autónoma”. Esta es solo una de las irregularidades.

Pérez Raya, que al acceder al puesto hace unos años dijo que su misión era limpiarlo de irregularidades anteriores, aseguró a El País que los 365.000 euros que costó el macroviaje por Camboya y Singapur procedían “de las comisiones” que dan al Consejo las aseguradoras con las que el organismo tiene concertadas sus pólizas. “El viaje no le costó nada al Consejo, son comisiones de las aseguradoras y podíamos hacer con ellas lo que nos diese la gana”, dijo. Pudo, por ejemplo, reingresarlas a las arcas, pero prefirió irse a Asia con otras 40 personas de viaje gratis total. Las comisiones salen del precio de los seguros de los enfermeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí