Denuncia por falso testimonio en un juicio contra el excoronel de la UCO Sánchez Corbí y el exjefe de la policía Agustín Linares

0
Villarejo, medalla
El comisario Villarejo, a la izquierda del policía uniformado, durante la imposición de una medalla por su labor policial.

El abogado del comisario José Manuel Villarejo ha presentado una denuncia por falso testimonio contra el excoronel de la UCO de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí y contra el ex máximo jefe de la policía Agustín Linares por mentir durante sus declaraciones en el juicio que se celebra en la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional contra el comisario por tres piezas del caso Tándem. El comisario quiere que se les dé la oportunidad de rectificar «tras las mentiras que dijeron en el juicio».

La denuncia del comisario señala que, con fecha 19 de agosto de 2022 en sendas publicaciones del diario digital FUENTES INFORMADAS, así como en la del 14 de junio, se “hicieron públicos distintos audios que también se acompañan y extraídos directamente del medio, que podrían evidenciar que los testigos Manuel Sánchez Corbí y Agustín Linares Molina habrían faltado a la verdad en sus manifestaciones sobre aspectos nucleares de los hechos objeto de enjuiciamiento”.

Y que fueron “prestados en la vista del juicio los días 9 de mayo y 4 de abril de 2022 respectivamente, lo que permitiría la práctica de una sumaria instrucción suplementaria, o en su caso, de la deducción de testimonio por poder ser constitutivos de un delito de falso testimonio en contra del reo en causa criminal.

Sobre el testimonio del coronel Sánchez Corbí, que tuvo lugar el pasado nueve de mayo, el comisario asegura que “faltó a la verdad, tratando de desviar la atención sobre el verdadero origen de la causa Tándem al asegurar ser el impulsor de la irónicamente llamada “denuncia anónima”, ante la Fiscalía Anticorrupción, que es el origen de la referida causa general” que se ha tramitado contra él.

Los audios reproducidos en varios medios, entre ellos en este periódico, “desvelan que, pese a haber jurado decir verdad en sede judicial, faltó a la misma como se evidencia en estos diálogos que mantiene con mi defendido, entre otras ocasiones, el día 15 de febrero de 2016 y el 11 de mayo del mismo año”.  

Se trata de dos audios que “están en los archivos incautados a mi defendido y que, pese a su trascendental importancia, sorprendentemente no se han incorporado a la causa”. Se trata de un testimonio de vital “importancia, toda vez que Corbí dijo ser el impulsor de las primeras gestiones en la Fiscalía Anticorrupción” para abrirle una causa por un delito que posteriormente se ha convertido “en una causa general” sobre su vida.

«Falaz denuncia anónima»

“Tras la falaz denuncia anónima, propiciaron una fingida actuación, plasmada en un informe de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) que ya estaba elaborado y presentado sin éxito como denuncia en 2016. Todo este alambicado recorrido”, señala la denuncia, “que confusamente trató de justificar Corbí en el juicio, mintiendo claramente respecto a cuál había sido la verdadera génesis de la falsa investigación, que sirvió de base a la querella de la Fiscalía y provocó la detención y encarcelamiento de mi defendido, en prisión preventiva durante casi cuatro años, de los 71 que tiene ahora”.

Este encarcelamiento, según el comisario, “le ha provocado enfermedades crónicas, que antes de estar en prisión no tenía, como es la hipertensión y focos isquémicos subcorticales, aparte de las numerosas secuelas por las torturas que sufrió, manifestándose con crisis episódicas, ya diagnosticadas en los últimos años”.

El coronel Corbí dijo que todo empezó, se refiere en la denuncia, “porque un tal Francisco Menéndez, amigo de un oficial de la UCO, se ofreció a dar información sobre supuestas irregularidades cometidas por dos comisarios españoles, mi defendido y Carlos Salamanca a cambio de que le arreglasen el problema que mantenía con el fisco español, que le atribuía un fraude de 15 millones de euros al erario”.

Así, a las 1.06 horas de la sesión del día 9 de mayo, teniendo en cuenta que su declaración dio comienzo a las 1.04 h., dijo: “Las relaciones de la UCO con el CNI pasaban por mí” (en referencia a su situación como jefe). Haciéndose de esa manera corresponsable de la actuación que hizo el CNI”. Para más adelante, ya a las 1.07 horas, añadir: “Para tratar la información que sobre Villarejo había llegado a la UCO, el oficial no era Balas”.

“La secuencia es la siguiente: al principio de 2017, nos llega a un oficial encargado del grupo de blanqueo, un contacto suyo, que le conocía, por haber impartido un curso en La Coruña, que es el señor David Rodríguez, que había tenido una relación con el CNI”.

“El señor David es intermediario de un empresario que tiene problemas económicos, alguna deuda con la Agencia Tributaria”. “Y es que quería oficiar…, negociar algún tipo de acuerdo en el cual, el empresario éste, a cambio de dar información de varios comisarios, quiere algún tipo de beneficio en los casos que tenía pendiente de la Agencia Tributaria”.

 Y añade Sánchez Corbí: “Nos facilita el sr. David, al oficial del grupo de blanqueo, una información que versaba sobre dos comisarios, el comisario Salamanca y el comisario Villarejo. Como siempre que nos ocurría este tipo de noticias, porque a la UCO, como a todas las unidades llegan muchas noticias, de gente que quiere ofrecer información a cambio de algo, hicimos un pequeño análisis somero y la información que aportaba, podía tener una cierta consistencia”.

“A partir de ahí”, continua Corbí ante el tribunal, “hay una primera reunión, que mantengo yo con el fiscal jefe Anticorrupción [Manuel] Moix, porque el fiscal jefe se había incorporado poco tiempo antes y en la primera toma de contacto me dijo, que cuando llegara alguna información, que el canal de investigación tenía que pasar por él”.

Pacto con la Fiscalía Anticorrupción

Corbí añadió: “Yo hablo con el fiscal Moix; le cuento por encima el caso, hasta ese momento no hay ningún papel por medio, yo le cuento las noticias, al fiscal Moix le parece ¡bueno!, que puede dar inicio a algo”. “Y me propone que se haga una investigación conjunta o que se inicie una investigación conjunta, entre la UCO y la Policía Nacional. Yo le dije que me parecía muy difícil, siendo una investigación sobre dos comisarios de Policía, conocidos y con un cierto nivel alto, que una investigación conjunta entre Guardia Civil y Policía no era…, era muy difícil llevar a cabo en condiciones de discreción”. Corbí agregó: “Yo le propuse, ¡haber!… dos líneas de investigación y que él coordinara y cada cuerpo cogiera una y así se quedó”.

“El siguiente paso”, según Corbí, “fue poner en contacto al capitán del grupo de blanqueo, que no era el comandante Balas, con el intermediario David y con el empresario origen de la información, que era el interesado, en la Fiscalía Anticorrupción. Supongo que es la reunión a la que usted me hacer referencia”, contestando así a la defensa a la pregunta sobre el origen de la investigación.

“Porque yo no conozco ni me consta que haya habido otra reunión, donde algún oficial de la UCO haya participado con la Fiscalía”, aclaró Corbí. “De haber sido así me habría enterado porque me lo habrían contado”, comentó.  

A las 1.11 horas, Corbí identificó al capitán De la Morena como el que asistió con Vidal a la reunión donde finalmente se negó a ir Francisco Menéndez que después Fiscalía ha tratado de presentar todo el tiempo como denunciante, cuando en realidad lo fue Rodríguez Vidal».

“En esa reunión, el empresario Menéndez, a última hora, no acude; la reunión se produce, pero es una reunión prácticamente sin contenido, ya que el principal actor faltaba y a partir de ahí no hubo más reuniones que a mí me contaran y ¡vamos!, estoy seguro de que a mí me contaban todas las reuniones que había”.

A las 1.13 horas Corbí aclara: “Dada la importancia de los objetivos, en este caso, cuando el empresario quiere favores que no están en nuestras manos dárselos, porque quitarles deudas de la Agencia Tributaria no está en la mano de la policía judicial, obligatoriamente hay que pasar por alguna autoridad, Fiscalía, jueces… con lo cual, el paso siguiente que dimos fue llamar a la puerta de la Fiscalía Anticorrupción, porque consideramos que el caso podía tener cierta enjundia”.

Con esta declaración, el coronel de la UCO “da a entender, que para vulnerar la ley como pedía Menéndez, solo lo podía hacer un juez o un fiscal”, señala Villarejo en su denuncia por falso testimonio.

“A las 1.5 horas, al preguntarle si conocía ya en 2016 el entramado empresarial de mi defendido, rotundamente dijo que “no, solo lo conocemos, cuando llama el señor David a nuestra puerta”, dijo Corbí, que “mintió y se contradijo, ya que en su propia declaración, al negar conocer la estructura empresarial que mi defendido [Villarejo] tenía en la planta novena de la Torre Picasso de Madrid, reconoció, sin embargo, que era en los bajos de esa torre, precisamente, donde se reunía con mi defendido”.

En 2016, un año antes de recibir la información del agente del CNI Vidal, ya le advirtió Sánchez Corbí a mi defendido, agrega el letrado del comisario en la denuncia, “que tuviera cuidado con un montaje que le estaban preparando y en lenguaje casi encriptado le preguntó a mi defendido si ha recibido el mensaje de advertencia que le mandó”.  “Así consta”, señala Villarejo en la denuncia, “en el minuto 0.20 del audio que se ha reproducido en medios digitales, de la reunión que mantuvieron el día 11 de mayo de 2016, donde Corbí dice: “¿Habló contigo Ana?”, al contestar mi defendido solo que “sí”, evitan nombrar al mensajero”.

En el minuto 0.28 Corbí continua: “Sabes lo que pasa, que se lo cuentan a un tío de una empresa privada, que sabe que me lo va a contar, para provocar que yo te llame… y entre que van a pinchar el teléfono a ti o a mí, será a ti…”.

“Como respuesta a esa advertencia, mi defendido dice”, señala en la denuncia el letrado de Villarejo, “que le han negado que ese montaje exista contra él e incluso que su teléfono esté pinchado”, pero que él no se lo cree porque “el viejo está obsesionado conmigo”, en alusión al por entonces director del CNI, el general Félix Sanz Roldán.

El ausente empresario Menéndez

A las 1.18 horas de su declaración en el juicio, Corbí añade: “La primera reunión ejecutiva, donde ya se van a juntar el empresario, el intermediario y mi oficial, que era meramente un introductor y donde estaba el fiscal Moix y el fiscal Stampa. Después de esa reunión, abortada, nosotros, lo único que supimos, fueron dos oficios que nos dirigió la Fiscalía Anticorrupción, uno en abril o mayo y otro, creo que, en junio, julio. Uno para localizar al empresario Menéndez”, señala Corbí en su declaración, “que no pudimos localizarle porque estaba en América; y otro, para la titularidad de un Porsche Panamera, el tenedor de su seguro y la localización de la persona que era la autora de ese anónimo”.

A las 1.24 horas, Corbí declara: “No teníamos la identidad de la persona del anónimo, no teníamos ninguna información. El anónimo no llega a la UCO, lo sabemos cuando Fiscalía nos ordena que investiguemos el anónimo”. Y a las 1.26 horas puntualiza: “Como la Fiscalía nos pide localizar al remitente con apellido guineano, contestamos que no existe en esa dirección, que ese remitente no es real”.

“Intencionadamente”, replica Villarejo en su denuncia, “omite que la dirección es la de una comisaría de policía y que por su subordinado sabía que era Vidal el autor”. A las 1.38 horas, en otro momento de su testimonio, sobre la denuncia anónima, en concreto, al preguntarle por si “no ató cabos” entre los datos que aportó Vidal con el contenido de la denuncia anónima y las gestiones que le encargó Fiscalía, dijo: “Nosotros no teníamos conocimiento de lo que había hecho el señor David. Nadie nos había hablado antes de que la Fiscalía nos oficiaba para localizarle o identificarle”.

En referencia a la prefabricada falsa denunciante, a las 1.39 horas, y ante la pregunta reiterada de por qué no relacionó el contenido de la denuncia con lo que ya sabían por Vidal, insistió: “A nosotros no nos dicen que Asunción Mbá ha firmado ningún anónimo, nos dicen que investiguemos quién es esa persona”.

“Esta evidente falsedad”, señala Villarejo, “es desmontada por su propio subordinado, el capitán Pastor de la Morena que, en su declaración posterior, “reconoció que se concertó con Vidal para que este enviara una denuncia anónima, de todo lo cual informó tanto a su jefe como a los fiscales, y todos, de acuerdo, fingieron desconocer el autor de dicha denuncia apócrifa. Lo más graves aún, es que estos fiscales ocultaron al juez instructor que sabían la identidad del denunciante anónimo, llevando este engaño hasta el extremo de oficiar para que se averiguara su identidad, sabiendo todo el subterfugio”.

A as 1.30 horas, preguntado por las vinculaciones con mi defendido, Corbí dijo que apenas le conocía de oídas, por trabajar ambos en tareas de Inteligencia durante muchos años y apostilló: “Le vi dos veces en los bajos de su oficina y la conversación fue intrascendente por mi parte y por la suya también”.

“El coronel Corbí”, señala Villarejo en su denuncia, “tiene sin duda una peculiar medida a la hora de valorar la trascendencia o no del contenido de las conversaciones que mantiene. La realidad fue bien distinta ya que, en la reunión abordaron temas de cierta importancia y confidencialidad, como las maniobras de Sanz Roldán contra mi defendido. Y que dos magistrados por separado le habían contado a mi defendido que Sanz Roldán reunió en la sede del CNI a varios jueces y fiscales de alto nivel a los que había incluso invitado a comer y había dedicado casi todo el tiempo para hablar contra él para predisponerlos en su contra. También, que Roldán acusa a mi defendido de grabar a todo el mundo y a la señora Larssen sobre su relación con el rey emérito”.  

En el minuto 2.20 Corbí, refiriéndose a Sanz Roldán, dice: “Yo le conozco desde hace años de varios temas y sabes el nivel que dan… y les gustan montarse historias… como que yo me junté contigo por lo de mi hija, y lo transforman en que tú y la UCO estamos trabajando para cargarse el Gobierno… es que, si no montan tramas, no tienen razón de ser”.

También en dicho encuentro, añade Villarejo en la denuncia, “se habló abiertamente y sin ningún grado de desconfianza entre ellos, sobre el exdirector de la policía, Ignacio Cosidó y su vinculación con el ex presidente de Madrid Ignacio González para buscar su impunidad en el caso del ático de Marbella, así como otros casos de corrupción del PP, y de las investigaciones de la UCO en Valencia, mencionando, además, a la fallecida exalcaldesa de Valencia Rita Barberá”.

Así, en el minuto 5.21, cuando «mi defendido comenta que Sanz Roldán intenta destruirle porque ha denunciado ilegalidades cometidas por el CNI», Corbí le da la razón y le dice: “Sí, pero con maniobras pueriles… si se explica la verdadera relación entre ambos se acaba con la trama, pero estos viven de las tramas”.

Confidentes para la UCO

A las 1,30 horas, en el juicio, en relación con las citas en los bajos de Torre Picasso añade: “Él [Villarejo] me dijo que tenía su oficina arriba. En aquel momento no sabía su actividad profesional. Sabía que estaba en activo, pero tampoco lo tengo claro”. Y en el minuto 6.20 de la charla, “mi defendido contó a Corbí que gestionaba su jubilación tras casi 40 años de servicios, y le propuso que hablara con sus superiores para que la Guardia Civil asumiera el control de valiosos confidentes suyos a los que iba a dejar cuando se jubilara. Por lo que de nuevo mintió en el juicio, al decir que desconocía si mi defendido estaba o no en activo. Ceder los informadores más valiosos a Corbí denota la confianza que tenía mi defendido en quien por entonces era el jefe de la UCO, hasta el extremo de preferir que fuera este mando de la Guardia Civil quien heredara tan valiosas fuentes humanas, en lugar de otros mandos de la policía”.

Además, en el minuto 8.46, cuenta el letrado en la denuncia, “mi defendido le habla de un marroquí, que antes trabajó para el CNI, pero que dejó de hacerlo porque de los 2.000 euros que le pagaban, su controlador quería darle solo 1.400 y el resto quedárselo para gastos”.  Fue precisamente esa fuente quien le informó de un imán en Cataluña, que era en realidad doble agente y del riesgo de atentados, como los sufridos en 2017.

En el minuto 11.32 hablan ambos de su experiencia en Francia contra ETA. Y respecto a los riesgos que ambos asumieron refieren que, “el paraguas de la Administración es efímero y si te pillan en algo raro, desaparece y cada uno debe asumir las consecuencias”.

En el minuto 14.10 hablan también de los vínculos de mi defendido con la Casa Real saudí. “En el minuto 15.25 aluden a un mando de la UCO, Almansa y sus vínculos con el comandante Basilio, que le limpió el ordenador al fiscal Grinda, cuando este fue imputado por su relación con imágenes de menores en internet”.

En el minuto 15.57 hablan sobre el inventado incidente de mi defendido con la doctora Pinto, reconociendo Corbí que supo que era un montaje y lo reconoce: “Me lo plantearon, pero me mantuve al margen”, señaló Corbí.

En el minuto 16.20 también comentan las mentiras del caso “pequeño Nicolás”. Y en el minuto 17.50, “mi defendido le da detalles a Corbí sobre la estructura de empresas que tiene heredadas del tiempo que estuvo excedente”.

«En el minuto 18.34, en relación con la persecución que sufre, mi defendido dice: ‘A mí no hay quien me tumbe, teniendo principios y convicciones firmes”, y en este sentido, hace mención a las investigaciones que realizó del accidente del Yak-42 , siendo Sanz Roldán entonces el JEMAD y, por tanto, quien tenía todos los datos, los cuales usó para medrar”.

En el minuto 20.05, sobre el montaje que Sanz Roldán había urdido contra mi defendido, Corbí le reitera lo que ya le había dicho al principio de la charla y le insiste en la misma estratagema: “Cuando me vinieron con esta copla. Me lo dijo un amigo mío, de confianza, ¡oye, me han contado esto!”. “Lo primero que le dije, ¿por qué te lo cuentan a ti?… Si ya tienen la trama hecha, cuéntaselo al vicepresidente, al ministro de Interior, de Defensa… pero ¿por qué te lo cuentan a ti?”. En alusión a que buscaban que a su vez Corbí le advirtiera a mi defendido y así demostrar la complicidad de ambos.

En el minuto 21.29, “comentan los detalles de reincorporación de mi defendido en 1993 porque es Corcuera quien”, le dice Villarejo, “me trae y luego en 1996 llega el PP y ya me encuentran en esa situación y deciden mantenerme”.

En el minuto 28.50, en alusión a posibles problemas del PP, Corbí dice: “Si yo tengo un marrón y sé que me van a pillar, al menos pongo cuatro barreras”. Y en el minuto 34.05, respecto nombramiento de un coronel del CNI como nuevo jefe de seguridad de Telefónica, Corbí afirma: “A mi han dicho que lo ha colocado, el director del CNI hablando directamente con Alierta [entonces jefe de Telefónica]”.

A las 1.31 horas, durante su testimonio en el juicio, pese a todo lo que hablan en 2016 en esta conversación tan distendida, Corbí “omite intencionadamente todo y en alusión a mi defendido, sobre si es normal que un policía tenga empresas, contesta: “No es normal, pero en cierta manera, se conocía que algún tipo de actividad realizaba dentro de la parte de inteligencia”. Justificando su respuesta anterior añadió Corbí: “Porque siempre había estado en el mundo de la inteligencia, con lo cual es normal, que los que hemos trabajado en el mundo de la inteligencia, tengamos varias caras, por decirlo así”.

Contradicciones

Se contradijo de nuevo con lo que antes dijo respecto a que desconocía las empresas de mi defendido, hasta que lo supo por Vidal a principios de 2017. En otra conversación hecha pública, ocurrida el 15 de febrero de 2016, Corbí “llamó a mi defendido para darle las gracias por el interés que éste ha mostrado por su hija y aprovecha para informarle sobre los detalles de una investigación que está judicializada, confirmándole que es falso el rumor de que en la misma esté siendo investigado tanto él como otro comisario, amigo de ambos en la investigación que lleva la UCO sobre corrupciones del PP en Madrid.

Así en el minuto 1.13, Corbí le dice a mi defendido que “esta misma mañana me ha llamado Enrique, que nos conocemos de tantos saraos, para preguntarme y le he dicho, ni tu nombre ni el de Pepe Villarejo, salen, el único que ha salido alguna vez es el de Carlos Salamanca”.

“Todas estas revelaciones evidencian el grado de confianza y cercanía que sin duda mantenía con mi defendido”, refiere el letrado en la denuncia, “evidenciando por ello el cúmulo de falacias que dijo en el juicio, quien fuera jefe de la UCO, tal vez presionado para mentir y apartarse de su hasta entonces honorable e intachable conducta.

“Resulta de una total indefensión que en este juicio se utilicen audios, sobre los que no se ha practicado ninguna prueba sobre su autenticidad e integridad y denegándose la única que a tal fin se propuso por esta defensa, para inculpar a mi defendido y precisamente estos otros audios, hechos públicos, que desmienten a Corbí, uno de los testigos clave del juicio, se han purgado del sumario y ocultados a esta defensa, en contra del principio de contradicción”, afirma el letrado del comisario.

Agustín Linares

“AI igual que estos audios dejan en entredicho las palabras de Corbí, diversos medios han publicado otros que asimismo cuestionan el testimonio de otro de los testigos clave del juicio. Se trata del que fuera director adjunto operativo de la policía (DAO) en la etapa del PSOE de Felipe González, Agustín Linares Molina”, se expone en la denuncia.

“Al igual que en el testimonio mendaz ya referido de Corbí, el del exDAO Linares, es igualmente de naturaleza espuria y dada la importancia de ambos, lo que han declarado podrían llevar al engaño al tribunal, ya que, si, como parece, creyeron a estos testigos, su veredicto ya no sería justo, ya que en modo alguno deliberarían conforme a la verdad, que, aviesamente, se les había hurtado”.

Villarejo agrega: “Si las conversaciones publicadas, no se hubieran ocultado al Tribunal, ni Corbí ni Linares habrían podido mentir impunemente en el juicio, como lo han hecho. Dada su especial relevancia, se solicita que los audios publicados se requieran al medio y que una vez comparados con los que estaban en los archivos de mi defendido se incorporen a la causa y por ende a este juicio”, pide la defensa de Villarejo.

“En base a ello”, manifiesta, “se solicita de nuevo la declaración de ambos testigos claves, Corbí y Linares a fin de darles la oportunidad de rectificar sus testimonios. Igualmente, que se solicite de nuevo el testimonio del comisario Miguelañez, ex jefe de la UAI, a fin de que explique los criterios que siguió para no considerar oportuno la incorporación de estos audios y/o en todo caso, si recibió en este sentido instrucciones para expurgarlos, qué superior se lo ordenó y si consta por escrito dicha orden, así como la que a su vez dio a sus subordinados”.

Respecto al testimonio del testigo AGUSTÍN LINARES MOLINA en la sesión del día 4.4.22 de este juicio, “el que fuera subdirector del Cuerpo Superior de Policía (ex DAO), Agustín Linares Molina testificó falsamente, entrando en contradicciones sobre cómo y en qué condiciones se reincorporó mi defendido José Manuel Villarejo a la Policía en 1993, después de una excedencia voluntaria de diez años. Los audios reproducidos en varios medios, entre otros en el digital FUENTES INFORMADAS el 19 agosto del presente año en una pieza informativa con el titular Nuevos audios de Villarejo revelan que el exjefe policial Agustín Linares se alejó de la verdad en el juicio desvelan que, pese a haber prometido decir verdad en sede judicial, Agustín Linares mintió como queda acreditado en los diálogos que mantuvo con mi defendido, entre otras ocasiones en las fechas 15-03- 2012, 17-06-2012 y 17-12-2014, así como en 50 más que fueron incautados.

Estos audios”, agrega la defensa de Villarejo, ”que están entre los archivos incautados en los registros practicados en el domicilio de mi defendido y, pese a su importancia, por ser prueba de descargo y por estar datados en las fechas que se juzgan, sorprende a esta defensa que no se incorporaran a la causa por los instructores. Cualquier elemento de descargo, se eliminó intencionadamente. Del mismo modo, los instructores tampoco incorporaron a esta causa, a pesar de constar en los registros policiales, ni tampoco se admitió como prueba documental aportada por esta defensa al inicio de la vista, una denuncia presentada por José Manuel Villarejo a través de registro el 16 de enero de 1995, es decir, catorce meses después de su reincorporación en la que relata las verdaderas circunstancias y condiciones que motivaron el cambio de su situación administrativa en el Cuerpo. El contenido de esta denuncia, los audios y las pruebas sobre su estrecha relación durante años, evidencian que Linares mintió durante su testimonio en el plenario, siempre según la defensa.

Esta defensa considera que son indicios concordantes que prueban el conocimiento y la aceptación oficial de la compatibilidad de actividades prestadas por él y su utilización a su vez para fines de inteligencia policial, la denuncia de 1995, el acta suscrita por Agustín Linares del 2 de enero de 2018 y los audios publicados recientemente que prueban también la amistad, confianza y lealtad que ambos se profesan, así como la gran influencia que como director de la Policía ejerció sobre los sucesivos DAOs de la Policía por ser Linares quien a todos ellos, los nombró e hizo comisarios”.

Linares “mintió en su testimonio en el juicio cuando negó encargar a mi defendido gestiones sobre el GAL. También encargó trabajos contra el Juez Garzón (Veritas) y la localización del huido Roldán, entre otros. En los registros practicados en el domicilio de mi defendido se incautaron un gran número de microcintas datadas desde los años 80. Algunas de ellas llevan en el lomo del micro casete una somera descripción para identificar el asunto de su contenido o persona acompañado de una fecha. El nombre en clave que Villarejo proporcionaba a Agustín Linares era AGIL”, Agustín Linares.

Entre las microcintas que tienen descripción consta AGIL en algunas de ella. En este audio de especial relevancia en la causa, mi defendido informa a Linares de que a través de su actividad empresarial ha entrado un trabajo sobre Guinea Ecuatorial: se trata del Proyecto King que motivó la causa Tándem.

En la conversación mantenida entre ambos en la sede del Grupo Cenyt en la Torre Picasso de Madrid, mi defendido informó a Linares de que “le acababa de entrar un caso”, refiriéndose al Proyecto de Guinea, conocido en esta causa como Proyecto KING, excusa del inicio de esta causa general. En este audio consta como mi defendido informó del asunto de Guinea y lo importante que sería para España tener control de esta situación, ya que había un problema dinástico que enfrenta a dos hijos de Obiang y el control del petróleo. También dijo que lo habló con Eugenio Pino [entonces DAO] y cómo se propuso informar al CNI, así como al gobierno a través de Cospedal”.

Mi defendido propuso a Linares participar en el proyecto como asesor y analista, así como facturar por su colaboración. Villarejo le dice a Linares que puede participar en el tema aportando un análisis de la actualidad de lo que ha salido en la prensa y una prospección analítica para ver si España tiene o no posibilidades en la coyuntura geopolítica que hay en Guinea.

Villarejo dice que el planteamiento es hacer un informe geopolítico de cómo se ve la evolución que hay. 15 “En definitiva, lo que me piden es una valoración. Que haga un seguimiento valorativo, y de las posibilidades porque luego hay que pensar, qué hacemos. Porque yo dentro de las listas que le estoy preparando a Eugenio…”.

La hija de Linares trabajó para Villarejo

Villarejo dice a Linares que este tema además de tener interés policial tiene doble uso. “Si en un momento determinado interesa contactar con alguien del CNI o directamente, vía Cospe [en referencia a Dolores de Cospedal] nos interesa que alguien que en plan oficial contacte con Teodorín o con el padre para que alguien en plan discreto …” También le dijo que la hija de Fernández-Chico (refiriéndose al exDAO) está trabajando en Cenyt por petición de favor del propio DAO fallecido, ya que, en su último encuentro, le pidió que ayudara a su hija y terminara Derecho”.

Asimismo, “se habla de lealtades, afecto y cómo mi defendido se emocionó cuando todos los mandos y los DAOs quisieron asistir el día de su condecoración (colgajo). Villarejo habla también de la amistad que, “aunque pasen los años, tú me llamas, yo te llamo y como el primer día”.

A las 28:53 horas, Villarejo le dice: “Por cierto, sabes que la hija de Miguel Ángel está aquí con nosotros, la hija de Chico, pobre Chico.

Linares: Ah, sí.

Villarejo: Me parece que ya te lo he contado, cuando le quedaba ya diez días, yo le iba a ver toda la semana al hospital y tal… Me dice, Pepe sabes que nunca me gusta pedir nada … ¡Dime qué quieres! Estoy muy preocupado por mi hija, me dice. Está muy deprimida por este tema. Yo me voy a morir ya mismo. Quiero que termine Derecho y me fio nada más de ti. Ya sabes como es este gremio de cabrón … y se van a olvidar ¡Claro! ¡Y cómo no me lo has dicho antes! Hablé con la chica y tal y le dije, por las mañanas aquí a currar llevando temas y tal. Tengo aquí nueve abogados, aquí currando.

Linares: Cómo, cómo, cómo…

Villarejo: No, hombre es que a mí el derecho siempre me ha gustado. Además, estamos haciendo cosillas, fundamentalmente es un despacho de apoyo a los grandes despachos para buscar pruebas que los despachos no saben buscar. Establecer estrategias, no sé qué. Darles facilidades en las denuncias, siempre por supuesto de este lado, estamos. A los despachos yo siempre les digo, asesorar a los malos no, yo asesoro… Presentar una denuncia para coger a los malos, eso sí. Total, que hablé con la chica y le dije, por las mañanas aquí a currar con abogados y tal y por la tarde, en clase.

Las dos primeras semanas me dijo, mi hija está contentísima de que hay un ambiente de trabajo de puta madre, no te puedes imaginar el tío estaba feliz como una codorniz. La pobre chica, cuando murió y tal vino y me dijo, no se puede usted imaginar el favor que le hizo usted a mi padre, no ya por mí. Yo le veía los últimos meses tenso y como era tan discreto… Y la chavala tiene nervio, eh.

Linares: me alegro mucho.

Villarejo: El problema es que en la vida son todos unos malnacidos, de verdad.

Villarejo: Lo que te quiero decir es que no tenemos sensibilidad. ¿No te parece? La gente, ya al día siguiente cuando ya no eres nada … Y yo te lo juro, este hombre la verdad, y tú lo sabes, no ha hecho nada más que el bien, porque era un hombre que no era nada sectario.

Linares: Si se mostró el día del entierro.

Villarejo: Lo viste, ¿no?

Linares: Lleno.

Villarejo: Y viste Rubalcaba lo que dijo y, de verdad, yo luego he hablado con él, un par de veces con Rubalcaba, joder era un hombre muy honesto, o sea un tipo… y se fue tieso como la mojama. Coño, pues igual que tú, qué te voy a contar a ti. … En fin, estoy muy contento, tiene mucho nervio y bien. Te he hecho el comentario porque sé que le apreciabas y no sé por qué coño ha salido el tema. Pero que en la vida uno tiene un entorno muy próximo y la actitud y la energía positiva y el entusiasmo con los amigos es la base fundamental y no hay nada más. ¡Tú sabes!

Linares: No hay nada más.

Villarejo: No hay nada más y el que eso no lo entiende, no entiende nada.

Linares: Lo demás es intereses mamoneos…

Villarejo: Se te escapa entre los dedos. El otro día, el día de mi colgajo, joder estabais todos, estaba emocionado porque es una sensación acojonante … Linares: Porque es lo único real es…

Villarejo: La lealtad, el afecto y joder y ya está. Ya lo has visto, pasan los años y aunque pasen unos meses y tal, yo sé que tú me llamas, yo te llamo y como el primer día.

“Sin embargo”, cuando Linares testificó el 4-4-2022, negó con rotundidad que entre mi defendido y él nunca existió ninguna amistad. Así, a preguntas de la defensa en el juicio:

Villarejo/Defensa: ¿Recuerda que asistió usted a las dos entregas de las cruces rojas que recibió mi defendido?

Linares: Sí, fui invitado por el subdirector, por el director Adjunto correspondiente, sí.

Villarejo/Defensa: Le invitan a usted a todas las condecoraciones que hacen, en este caso, reservadas puesto que no se hacen en público, como fue las de mi defendido.

Linares: No.

Villarejo/Defensa: Entonces, la invitación a la entrega de las dos cruces, reservadas, lo hizo porque mantenía una relación entre usted y él.

Linares: Una relación entre usted y él. La relación que usted y yo hemos mantenido es tan escasa, tan escasa que se limitaba en muchas ocasiones a una felicitación por navidad. La relación que usted y yo hemos mantenido es tan escasa, tan escasa que yo no tengo su dirección de correo electrónico, ni usted tiene mi dirección de correo electrónico. La relación que usted y yo hemos mantenido es tan escasa que nunca hemos comido usted y yo juntos, siempre … hemos comido algunas veces, pero con otras personas. La relación es tan escasa que la tecnología puede demostrar que hay años en los que no habido ni una sola llamada, ni un solo mensaje entre usted y yo.

Villarejo/Defensa: Entonces, habla entonces con esa seguridad porque le han garantizado que las 100 conversaciones que hay en el sumario, nunca van a salir a la luz.

Linares: No he entendido la pregunta.

Interviene la juez: Vamos a ver, ¿usted está diciendo la verdad?.

Linares: Eh.

Jueza: ¡Qué si usted está diciendo la verdad!

Linares: Sí, claro.

Jueza: Ya está. La siguiente pregunta.

En varias ocasiones, señaló la defensa, “usted pidió el favor a mi defendido para que atienda a su hija y así poder trabajar en sus empresas de CENYT.  A continuación, la conversación mantenida entre ambos:

Linares: ¿Tú hasta que hora estás por las tardes?

Villarejo: Normalmente, hasta las ocho o así

Linares: Es que me dice mi hija ayer que un día que vengas, que vayas a Madrid que tengas una reunión pues me lo digas antes. Es que esta niña trabaja, ayer eran las once de la noche. ¿Cuál es el problema que tienen ahora y que está ella muerta? Es que este año no ha caído una gota de agua en todo el país, y claro vender botas de agua es difícil. …Entonces ella me dice, Papá y si lo hacemos por la tarde cuando yo salga por la tarde.

Villarejo: Perfectamente. ¿A qué hora sale ella?

Linares: Ella teóricamente sale a las seis, que no ha salido nunca.

Villarejo: Pues a la siete podemos quedar para que haya margen.

Linares insiste que su hija es muy buena: En el Corte Inglés están encantados con ella.

Villarejo: Que yo me acuerdo de “la Chiqui” que era muy lista cuando era pequeñita y siempre te decía, esta es más lista que el hambre y tal. Una tía lista … una tía que … Entonces, simplemente es eso, tú lo sabes que lo ideal de meterse en la empresa es cuando pagan precisamente saliendo, yo no tengo ningún inconveniente en ver un poco la evolución y en función de eso …

A partir del minuto 46:24, mi defendido le pone al día de la situación que hay en Andalucía y en especial en Málaga y en Marbella y que le preocupa mucho las corruptelas y el clientelismo que hay entre mafiosos y la policía.

Linares toma nota de esta información y promete hablarlo con el DAO Eugenio Pino que lleva poco en el cargo, evidenciando su influencia en el mando.

Linares: Muy importante.

Villarejo: Tú lo sabes, Marbella es muy importante. Nosotros llevamos años que, desde aquí el DAO, le decimos oye, hoy cuadra …o bien lo nombraba el Oli de gente de confianza o tal. Tiene que ser un tío de Madrid, tiene que ser un tío de la órbita de Madrid …

Linares: Sí, si es que es muy importante …

Villarejo: Por qué, porque allí se está oteando el horizonte. Allí están verdaderamente todos los focos de corrupción que luego se extienden al resto. La alcaldesa es miembro del Comité ejecutivo, es una tía que manda un huevo y además es amiga de … ¿Hermes qué consiguió? Pues la polla, macho. Llevarse con los municipales de puta madre. Son muy inútiles y tal pero Rafaelito que hay de jefe de seguridad nos debe que nos metiéramos con los de Malaya, la jefa, la alcaldesa le dice que iba a venir a Madrid a montar el chocho. Le dijo, mira no, este es mi cuerpo y no y se ha mantenido. Se le dice, vente a Interpol y me dice, mira que no que yo no quiero más líos y tal, donde me diga el jefe, es un tío muy disciplinado como tú lo sabes. ¡Quieren meter a Daniel el travieso, macho! A Daniel el travieso que es el de Jaén …

Linares: No creo, joder.

Villarejo: Sí, sí, si. Ese el que Curro … Linares: Pero si Curro no le puede ni ver. Villarejo: Pues macho, es el que Curro le ha … Curro el otro día se lo dijo, vamos hace dos o tres días que le dijo, no va a venir …

Linares: Pues se lo pregunto ahora. (refiriéndose a Eugenio Pino)

Villarejo: Pues pregúntale … que ponga a alguien de su confianza …

Linares: él va a la comida esta …

Villarejo: eh

Linares: Que él va a la comida

Villarejo: Yo ya te digo, el martes como con él. O sea que ponga a quien le dé la gana, vamos a un tío de su confianza y tal pero que es vital que sea un tío fuera de la órbita de Málaga y ya te digo, en los últimos años … ¿te acuerdas?

Linares: Es que Marbella es fundamental.

Villarejo: En los últimos años llevo investigando las corruptelas en Marbella, voy callado como una puta, voy allí a Estepona y además desde Jesús Espigares, mira tú, y te hablo desde una época más reciente ya me decían, Pepe ni se te ocurra ir a la Comisaria de Marbella, habla nada más con el comisario para las gestiones. Pagos, corrupciones, … de los puticlubs había macho una lista, saben 19 lo que pagaban por información, macho. Cada coche que bajaba de Madrid, la matrícula, 500 euros, cada teléfono que está picado, o sea, que nos digan que está pinchado, 3.000 euros. Y así, y sigue funcionando. Y hay un tío que ha pedido la segunda actividad, que lleva la escolta de todos los hoteles y de todos los puticlubs. Es un tal sueco …. Y tienes ahí a Jesús que está bajando allí cada 15 días porque tiene allí unas sucursales. […]  Pues si tienes oportunidad de decirle a Eugenio eso, por qué, porque es muy importante macho. Además, él lo sabe, que coja al que le dé la gana pero que tiene que ser un tío de fuera de la órbita de Málaga, y por supuesto este no que es un delincuente que es un tío que le va a complicar la vida, además si va allí está forzando el tema el otro porque una tía que tiene se ha quedado preñada, una policía que no sé qué, no sé cuánto.

Linares: Es que me lo dijo Adriano, es el que me llamó para decirme que este tío está diciendo, este está, es el de Jaén no.

Villarejo: Sí, sí.

Linares: Que se va para Marbella, esto sería una locura. Es que esto sería una locura que este tío es un impresentable, es un delincuente […]

Linares: Es que no sé cómo pueden pasar estas cosas. Es que no lo entiendo.

Villarejo: Yo no lo entiendo. Desde luego desde que … Yo veo al Cuerpo muy de lejos, por mis circunstancias, pero desde que tú te fuiste el tema ha cambiado … fundamentalmente. Y es que te das cuenta de que aquí, o disciplina y tal esta gente no … ya sabes …

Linares: Vamos, mal.

Villarejo: Vamos mal, porque además todas estas historias … A ver si … Hombre, yo, fíjate, tengo la convicción de que este hombre quiere hacer cosas y que tiene posibilidades

Linares: Se lo voy a decir, se lo voy a decir que no se puede … Es que, en Marbella, es que es demasiado, es que es demasiado … es que Marbella …

Villarejo: Es muy importante. Yo se lo … no sé si llegaré tarde o no, pero yo el martes se lo voy a decir, obviamente, no, de nuevo. El otro día se lo dije de pasada porque tampoco quiero, no sé, no le conozco mucho, no quiero que el hombre piense que soy muy pesado y tal … No sé cómo tratarle mucho. No tengo ninguna pega, conmigo se porta de puta madre, y además, joder me ha dicho trescientas mil veces, coño, si no fuera por Agustín y tal. Además, él es del partido, me imagino que la Cospe le habrá dicho algún comentario. Yo, en fin, yo no me puedo quejar del trato de puta madre que tengo con él. Además, lo que no quiero es agobiarlo de cosas y tal. ¿No te parece?

Linares: No, pero sí hay que darle cierta información.

Villarejo: No oye que toda la información que es de interés, se la digo, eh.

Linares: Yo le voy a comentar …

“El audio de 17 de junio de 2012 es una cita entre el periodista de El País Francisco Mercado, Agustín Linares y mi defendido. El periodista es amigo de Agustín Linares desde hace muchos años y tras muchos intentos ha conseguido que mi defendido reciba a Francisco Mercado y este le pide “papeles”, y su respuesta a la petición es que no puede darle eso que bastante con que le da algunas pistas. Que se lo tiene que trabajar. Hablando de la situación por la que está pasando el Ministerio del Interior, mi defendido le confiesa que “nunca me he sentido tan presionado”.

Linares: yo si quieres me paso a verle (refiriéndose a DAO Pino). Es que Cosidó es nefasto. Tenemos que hablar con él. Linares llama por teléfono a Pino para quedar con él y hablar sobre una crisis en la Policía sobre el Comisario General de Policía Judicial, Rodríguez Ulla.

Linares comenta a mi defendido lo que le va a decir al DAO Eugenio Pino.

Linares: Es que debes tener a Pepe aquí todos los días. Sobre el tema de la hija y de cómo se va a articular el contrato y el importe. El audio del 17 de junio de 2012 revela como Linares pidió a mi defendido que le colocase a su hija en sus empresas. Los dos son de Córdoba siendo Linares su padrino en la policía.

Pese a negar Linares lo evidente, los audios dejan clara su estrecha relación. Ambos son cordobeses y todos en la Policía sabían que se conocían desde hace más de 40 años. Así pactan el sueldo: “60.000 brutos para que le quede neto cerca de 3.000 euros mes durante un año y medio”.

El tercer audio, del 17 de diciembre de 2014, es una conversación que mantuvieron en esa fecha el entonces DAO Eugenio Pino, el exDAO Agustín Linares y mi defendido. Queda patente como Pino pide a Linares que convenza a Villarejo de que se quede y no se jubile como pretendía en esa fecha, ya que pondría en riesgo, entre otras actuaciones oficiales, la Operación Cataluña, donde precisamente Linares participaba como intermediario de hackers judíos.

Pino dice en dicha conversación que ha llamado a Linares por ser “el padrino” que trajo a Villarejo de la excedencia, y el propio Linares reconoce que todas las actuaciones de su “protegido” Villarejo pueden estar en riesgo por la pugna que mantiene con el comisario Marcelino Martín Blas, jefe de Asuntos Internos de la Policía, y que sabe que este actúa bajo las órdenes del CNI y que acometerá una investigación sobre las empresas de Villarejo.

En la declaración que prestó ante el tribunal, el exDao Linares, a regañadientes tuvo que admitir que asumía lo que firmó el 2 de enero de 2018, donde reconocía que “las actividades empresariales del actualmente comisario Villarejo Pérez, jubilado, eran conocidas por los mandos policiales competentes.

También y ello es fundamental: “que servían de cobertura para realizar actividades de investigación que de otro modo no hubiera podido realizar”. También negó que él le hubiese pedido a Villarejo que contratara a una hija suya en el grupo CENYT, pese a las conversaciones que se han hecho públicas, respecto a lo que también faltó a la verdad.

El testimonio de Agustín Linares resultaba de gran trascendencia para este juicio, toda vez que fue desde enero de 1987 al 15 de junio de 1994 subdirector general operativo del Cuerpo Nacional de Policía, con un enorme poder, al contar con la confianza del propio presidente del Gobierno, hasta el extremo de encargarle la difícil tarea de unificar el Cuerpo Superior de Policía (civil y sin uniformes) y la Policía Nacional (militar y uniformados), en el refundido actual Cuerpo Nacional de Policía.

“Ese poder como máximo responsable de esa nueva institución”, explica la defensa de Villarejo, “le permitió, junto con el ministro Corcuera, ser el promotor de la reincorporación al ministerio del Interior de mi defendido en julio de 1993, después de haberlo usado en los trabajos más delicados, estando excedente desde 1983 a 1993. La errática declaración de Agustín Linares lleva a pensar que su testimonio se aleja de la verdad, llegando incluso a contradecirse en varios puntos y ocultando información relevante que impulsaría la verdad sobre estas circunstancias y condiciones y ponerla en conocimiento del Tribunal que está juzgando a mi defendido”.

Linares declaró que su relación con Villarejo era «escasa» y que ignoraba que este tuviese una empresa, Cenyt, que compatibilizaba con su labor de agente de Inteligencia en el seno de la policía. Sin embargo, su hija trabajó en Cenyt, la empresa de Villarejo, y él era conocedor de trabajos que Villarejo hizo para la policía desde su esfera semiprivada.

En la declaración de Agustín Linares del 4-4-2022 ante las preguntas de su señoría, dijo:

La jueza: ¿Tiene alguna relación con ellos de amistad o enemistad?

Linares: No. Solo de compañero.

Sin embargo, en los audios mencionados queda patente que la relación entre ambos se remonta a años anteriores de 1993 y esta es de especial confianza, complicidad y lealtad. Prueba de ello, afirma la defensa, “es la denuncia firmada y presentada por mi defendido (documento oficial) con fecha 16-01-1995 a través de Registro que tiene una especial relevancia. Esta defensa también quiso incorporar este documento como elemento de prueba en cuestiones previas (Doc. 6) en la que relata a modo de denuncia una serie de circunstancias que motivaron en aquellas fechas que se “rompiera el pacto de facto” al destinarle a la Comisaria de Retiro”.

“Esta denuncia”, añade la defensa, “nunca fue contestada por escrito pese a que se le dio curso oficial, aunque provocó que mi defendido volviera de manera inmediata a la ‘situación especial’ de agente de inteligencia hasta su jubilación en 2016. La vuelta a la situación pactada en 1993 se produjo después de que Linares le visitara en la comisaría de El Retiro, donde había sido destinado por la entonces secretaria de Estado Margarita Robles por orden del ministro Belloch y le pidiera que no siguiera denunciando por escrito, ya que esos acuerdos eran secretos”.

El propio Linares “reconoció dicha visita durante el juicio, justificándola en que “le pillaba de paso desde su nuevo cargo de jefe de seguridad del Banco Santander-Central Hispano (BSCH), pasar a verlo, cuando mi defendido estaba de servicio como inspector jefe de guardia en la comisaria de Retiro”.

En la declaración de Agustín Linares del 4-4-2022 a preguntas de la Fiscalía sostiene lo siguiente.

Fiscal: ¿Cuándo el señor Villarejo se reincorpora a la Policía negocia o pacta de alguna manera las condiciones en las que se reincorpora en relación con el mantenimiento de su estructura empresarial?

Linares: Tengo que remitirme a lo que he dicho antes, la compatibilidad o ese pacto al que usted se refiere es algo que tiene que tramitar o tramita ante la División de Personal.

Fiscal: Sí pero ahora la pregunta es menos formal, quiero decir, no se trata tanto de si usted conoce si tramitó la compatibilidad sino si él, cuando se reincorporó puso a alguien algunas condiciones en el sentido que se le exigiera seguir trabajando en su actividad privada.

Linares: A mí no me las pidió.

Fiscal: ¿Le consta que esas exigencias se las planteara a algún mando superior o a un mando político superior a usted, al director de la Policía, al secretario de Estado o al ministro?

Linares: No.

Fiscal: Una vez ya aportado ese contacto, esa información, ¿Eso está vinculado directamente con el reingreso del señor Villarejo en la Policía?

Linares: Yo no sé, el reingreso lo solicita él. Yo supongo que sí influye ese contacto, que ese contacto digamos muy importante y que seguramente que a él le da suficiente estímulo como para volver a reingresar en el Cuerpo. Tenía, digamos, tenía un activo que podía ser interesante dentro de la corporación.

Fiscal: Cuando el señor Villarejo reingresa en la Policía, usted por lo que está relatando al Tribunal ya era conocedor de que ya tenía una estructura empresarial. ¿Usted le pone de manifiesto esa situación? En el sentido que es necesario legalizar o de alguna manera aclarar esa situación.

Linares: Sí, sí. Sin lugar a duda. De todas formas, corresponde al funcionario que reingresa pedir la compatibilidad de las actividades empresariales o no empresariales que pueda tener y eso lo tiene que tramitar en otra subdirección, no en mi subdirección, en la Subdirección de entonces se llamaba de Gestión Económica que ahora no sé cómo se llama y a través de la Dirección de Personal que tiene que declararlo y pedir la compatibilidad.

Fiscal: Y usted se cercioró, se aseguró de que el señor Villarejo cuando reingresó había pedido esa compatibilidad.

Linares: Yo creo que sí, creo recordar que sí que me dijeron que había pedido la compatibilidad. No lo sé.

Fiscal: ¿Esa es una cuestión en todo caso de la Dirección o Subdirección de Recursos Humanos? No es una competencia de la DAO.

Linares: Esa es una competencia de Dirección de Recursos Humanos y no pasaba por mí en absoluto, ni en el trámite ni en la decisión.

Fiscal: ¿A usted le llegó a manifestar en algún momento si efectivamente lo había hecho, si podía tener algún problema que se asegurara que esa situación administrativa estaba bien, bien articulada?

Linares: No lo recuerdo, supongo que sí.

Fiscal: Supone que sí.

Fiscal: Usted al estar en este puesto hasta julio de 1994…

Linares: junio.

FIññññ9ì: … junio de 1994, va a coincidir con el periodo de reincorporación desde la excedencia de José Manuel Villarejo Pérez.

Linares: Sí.

Fiscal: ¿Conoce este dato?

Linares: Sí, creo que reingresó en octubre del 93.

Fiscal: Muy bien. ¿Usted conocía a José Manuel Villarejo Pérez durante el tiempo en que este estuvo de excedente?

Linares: Sí.

Fiscal: ¿Por qué lo conocía? ¿Cuál era su vinculación con él?

Linares: Pues inicialmente era porque los dos somos de Córdoba. Pero luego contactó él conmigo, según me dice, que yo no lo recuerdo, contactó la primera vez conmigo cuando yo estaba de jefe Superior de Policía en Barcelona y después ya estando yo de Subdirector.

Muy contradictorio fue el momento en el que el fiscal le pregunta a Linares sobre el encargo de investigación que le hizo a Villarejo cuando fue director de seguridad del Banco Central Hispano.

Fiscal: Usted, estando como director de seguridad, recabó la colaboración del señor Villarejo sobre un problema que había en el banco, en el sentido que había un director que al parecer había, que al parecer … que suscitaba dudas en el ámbito de la presidencia sobre, bueno la actividad que estaba desarrollando y que querían hacerle un seguimiento personal.

Linares: Sí. sí, sí.

Fiscal: ¿Eso es cierto?

Linares: Sí. Yo hablé con él para decirle como … Él, yo recuerdo que me había dicho que la agencia RV la que llevaba con el comandante de peritajes, al entrar, no tenía nada a su nombre, según me dijo, y lo iba a dejar que lo desarrollara su compañero, pues yo le pedí la colaboración de una cierta investigación sobre un director general de banco que yo creo que estábamos en épocas previas a la fusión del Santander con el Central Hispano y …. Mira a ver si este hombre pudiera tener algún tipo de contacto que pudiera perjudicar al banco. […]

Fiscal: ¿Este director investigado era Julián Martínez Simancas?

Linares: Sí.

Fiscal: Entonces usted le pidió al señor Villarejo que hiciera una investigación sobre una persona para ver si estaba siendo leal o no al banco.

Linares: Exactamente yo le pedí que si alguien de su entorno, que si alguien pudiera hacer esta investigación. Pero realmente yo creo que la hizo él.

Fiscal: Sí, pero usted desde la dirección de seguridad del banco no le encarga un peritaje, le encarga un informe de seguimiento a una persona, un informe de investigación personal.

Linares: Yo le dije al señor Villarejo si alguien me podía hacer eso.

Fiscal: Y yo le estoy preguntando si ya conocía en el año 94 que Villarejo se dedicaba también a eso.

Linares: [se queda en silencio, pensando]

Fiscal: A hacer seguimientos personales a las personas que ese era su trabajo que no era solo peritajes. ¿Lo sabía o no lo sabía?

Linares: No, no, no. En el año 94 yo no solamente sé que no se dedica a eso, sino, es más, yo recuerdo que hablando de esa agencia de investigación él dice, esto no es una agencia de detectives, yo no me dedico – me dijo y además lo recuerdo perfectamente – yo no me dedico a temas de infidelidades conyugales ni a temas de seguimientos a personas. Eso me lo dijo expresamente.

Fiscal: No hay más preguntas por nuestra parte, señoría.

Explica la defensa: “La respuesta del testigo Linares a la Fiscalía no se ajusta a la realidad y pretende confundir al Tribunal con que tanto el reingreso, como solicitar compatibilidad – ambos trámites administrativos- fueran decisiones exclusivas de mi defendido y que solo dependía de su propia iniciativa. Esto no tenía ningún sentido en ese momento. Mi defendido en su situación de excedencia estaba trabajando de manera exitosa con sus empresas y a la vez colaborando con el Ministerio de Interior y el CESID, proporcionando información y realizando trabajos puntuales de información e Inteligencia”.

La realidad, según la defensa, “fue que el cambio de situación administrativa (de excedencia a activo) fue una decisión al más alto nivel en el Ministerio de Interior y se planeó y se organizó sigilosamente, de manera reservada: el activo del que habla Linares en su declaración era muy importante para el Estado español. En la denuncia de enero de 1995, mi defendido describió al detalle, todas las circunstancias que promovieron su cambio de situación administrativa a activo”.

En base a estas falsedades que atribuye la policía a Corbí y Linares, la defensa de Villarejo pide al tribunal en su denuncia que se practique “una sumaria instrucción suplementaria por plazo de 30 días consistente en requerimiento al medio Fuentes Informadas para que aporten los audios originales publicados en sus informaciones con los títulos: El audio secreto entre Villarejo y el ex jefe de la UCO que destapa algunas mentiras: «Si el CNI no monta tramas, no tiene razón de ser». Así como otro audio sobre el exjefe de la UCO titulado de la siguiente forma: «Ni Enrique [El Gordo] ni Pepe Villarejo salen [en la investigación]»; sí salió [el comisario] Carlos Salamanca». Y un tercer audio cuyo titular en el citado medio fue el siguiente: Nuevos audios de Villarejo revelan que el exjefe policial Agustín Linares se alejó de la verdad en el juicio

Una vez aportados se proceda al análisis por la Policía Judicial de su autenticidad e integridad de las mismas, y se requiera a la unidad policial investigadora Asuntos Internos para que informe si en la documentación sonora intervenida constan tales grabaciones de audio, citándose nuevamente a declarar a los testigos Agustín Linares Molina, Manuel Sánchez Corbí y Francisco Javier Migueláñez; o, subsidiariamente y para el caso de no accederse a lo solicitado, se acuerde en sentencia deducir testimonio de particulares por haber podido incurrir los testigos Agustín Linares Molina y Manuel Sánchez Corbí en la comisión de un delito de falso testimonio en contra del reo en causa criminal, previsto y penado el artículo 458.2 del Código Penal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí