Siete de cada diez desempleadas con más de 50 años decidieron cuidar de su familia en vez de estudiar

5 de marzo de 2024
3 minutos de lectura
Una mujer observa un anuncio de una Oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Europa Press
Una mujer frente a una Oficina del SEPE. | EP

La conciliación entre vida laboral y tareas del hogar supone un obstáculo para la mayoría de mujeres de mediana edad

El 70% de las mujeres mayores de 50 años en desempleo ha renunciado o aparcado en alguna ocasión su carrera profesional para cuidar a su familia y el 82% se ha sentido discriminada en un proceso de selección.

Estas son algunas de las principales conclusiones del 11º informe #EmpleoParaTodas: la mujer en riesgo de exclusión en el mercado laboral, que ha presentado el Observatorio de la Vulnerabilidad de la Fundación Adecco.

El informe se ha elaborado a partir del análisis de resultados de la Encuesta de Población Activa del 4º Trimestre de 2023, junto a la consulta de otras fuentes de referencia, y una encuesta a 200 mujeres mayores de 50 años en riesgo de exclusión social.

La mujer presenta mayores tasas de inactividad y de desempleo y, por otra parte, suele concentrar su presencia en jornadas parciales, en mucha mayor proporción que los hombres. Según el informe AROPE, de EAPN, la mujer se enfrenta a “carreras de cotización más entrecortadas y deficientes”, con una exposición mucho mayor a la exclusión social. En 2022 la tasa AROPE femenina (mujeres en riesgo de exclusión y/o pobreza) alcanzó el 27,2%, frente al 24,8% masculina.

El observatorio ha puesto el foco en el rol que se asigna predominantemente a las mujeres en las responsabilidades familiares y tareas domésticas: mientras un 27,9% de las mujeres no busca trabajo para dedicarse a las labores del hogar, solo un 6% de los hombres es inactivo por este motivo. En total, se contabilizan 2.838.000 mujeres inactivas por labores del hogar, frente a 446.000 hombres.

Cada vez más población activa sénior

En un contexto de envejecimiento récord de la población global, las mujeres mayores de 55 años emergen como una fuerza laboral cada vez más significativa. Constituyen más un 20,6% de la población activa femenina, frente al 13,6% de hace una década.

El director general de Fundación Adecco, Francisco Mesonero, ha señalado que “estamos en un momento crítico porque la generación baby boom se aproxima al final de su carrera laboral. De ahí que las mujeres sénior en activo hayan experimentado un crecimiento tan significativo”. A esto se añade la necesidad de apoyar a economías domésticas golpeadas por la sucesión de crisis en las últimas décadas.

Desde Adecco han señalado que muchas mujeres sénior se incorporan al mercado laboral pasados los 50 años, tras largos periodos de inactividad y una vida dedicadas a su familia. Su carrera tiene menor reconocimiento social y son las primeras en retirarse del mercado laboral cuando la situación familiar lo requiere.

Siete de cada diez mujeres sénior que hoy buscan empleo han renunciado o aparcado su carrera profesional para dedicarse a estas responsabilidades, en algún momento de su vida”.

Discriminación

La mayoría de las mujeres sénior en desempleo (82%) ha sentido discriminación en alguna de las diferentes fases de búsqueda de empleo. En concreto, un 77,4% destaca que esta discriminación se ha producido en la entrevista de trabajo. Habitualmente se cuestiona su capacidad para manejar nuevas tecnologías, la posible sobre cualificación y/o mayores exigencias salariales, así como la disposición para trabajar bajo la dirección de personas jóvenes.

A continuación, un 47,4% comenta que, cuando ha incluido la edad en el currículum, nunca ha recibido respuesta por parte de ninguna empresa. Esta realidad que podría ser reflejo de los prejuicios que asocian su candidatura con capacidades reducidas, falta de adaptabilidad o conocimiento de las nuevas tecnologías.

Por último, un 31,2% ha evidenciado esta discriminación en las propias ofertas de empleo, por dirigirse expresamente a personas de menos edad. Incluir en los requisitos un rango de edad determinado está penado por la legislación actual, pero sigue siendo una práctica habitual.

Paro de la larga duración

El 59% de las mujeres sénior en desempleo lleva más de un año buscando empleo, frente al 40,7% del resto de las mujeres. Ante esta realidad, el 95% de las mujeres encuestadas encuentra algún grado de dificultad para llegar a fin de mes. En concreto, un 48,2% termina el mes con “muchas dificultades”, un 31% lo hace “con dificultad” y un 16,5% “con cierta dificultad”.

“El desempleo de larga duración es uno de los principales factores que conducen a la vulnerabilidad y a la exclusión social. Esto se debe a que origina dificultades financieras y/o incapacidad para cubrir necesidades básicas como la vivienda, la alimentación o la salud”.

Además, el desempleo prolongado puede llevar a la erosión de habilidades, competencias y actitudes en la búsqueda de trabajo. “Esto ocasiona problemas de salud mental que derivan en pérdida de conexiones, aislamiento y mayores tasas de pobreza”, ha afirmado Francisco Mesonero.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Imán

Un equipo de Aragón crea el imán duro más fino del mundo

La miniaturización consiste en intentar obtener elementos cada vez más pequeños que ocupen el menor espacio posible

Avistan a una ballena jorobada en el Puerto de Santoña en Cantabria

El representante de la red explicó que el pez es conocido por dar grandes saltos fuera del agua

El parásito Lotmaria passim coloniza el intestino de las abejas y amenaza su supervivencia

Los resultados de la investigación ofrecen una visión más clara de los mecanismos moleculares y fisiológicos que permiten a los

El Área Sanitaria de Jaén tendrá un “refuerzo extra” para la Romería de la Virgen de la Cabeza

La iniciativa tiene como objetivo garantizar la seguridad y la salud de los participantes