La exabadesa de Belorado acusa al arzobispo de Burgos de “usurpador ilegítimo”, mientras que éste cifra la deuda de las monjas en 42.000 euros

10 de julio de 2024
1 minuto de lectura
La exabadesa de Belorado / EP

La líder de las exmonjas busca que se restituya la “titularidad legítima” de sus bienes y “que se investigue y se depuren responsabilidades por las informaciones falsas”

Laura García de Viedma, exabadesa de Belorado, ha acusado al arzobispo de Burgos y presidente de la Comisión Gestora, Mario Iceta, de ser un “usurpador ilegítimo” por tener control sobre las cuentas de las religiosas. En respuesta, Iceta ha advertido que la deuda de las monjas asciende “solo en facturas y excluyendo préstamos, a 42.000 euros”.

Así lo han señalado en sendos comunicados emitidos por las dos partes y recogidas por Europa Press. En concreto, la exabadesa, que ya no habla en representación del convento, sino de una asociación para mantener la posesión del monasterio, ha asegurado que nunca han tenido “problemas de pago y que lo han hecho con puntualidad”, hasta que el arzobispo y comisario pontificio “ha llegado a administrar sus bienes”.

El Arzobispado de Burgos desconoce hasta “donde pueden llegar las obligaciones” financieras de los monasterios porque, según recoge el comunicado, García de Viedma “sigue ilegalmente impidiendo el acceso a su gestión”. Del mismo modo desconocen “el estado de las obligaciones laborales, fiscales y tributarias” ya que han requerido cinco veces estas cuentas, “algunas facturas tienen hasta dos años de antigüedad”, y no han tenido respuesta.

Cajasur

Las exmonjas no han tenido reparo en recordar a Iceta su pasado en la diócesis de Córdoba, cuando formó parte del Consejo de Administración de Cajasur. De ahí que la exabadesa recrimine que la persona ahora “a cargo” de sus cuentas “haya sido previamente sancionada por el Banco de España debido a irregularidades en la gestión de cuentas de terceros”.

Iceta asegura que ese ataque es una “difamación” con la que poner “en duda su legitimidad para administrar bienes” y que constituye un “intento de calumniarle utilizando argumentos ad personam“, lo que describe “bien la cualidad moral de García de Viedma”.

Iceta se reserva el derecho de acudir a los tribunales para defender su honor y buen nombre “ante estas declaraciones sin escrúpulos y calumniosas”. El Arzobispado asegura que la exabadesa busca “confundir a la opinión pública”, y quiere hacer creer a la gente que su nueva asociación es la “propietaria del monasterio”; y aclaran desde la sede apostólica de Burgos que esa “asociación civil no consta que esté registrada como tal ante la autoridad competente”

Mientras tanto, la líder de las exmonjas busca que se restituya la “titularidad legítima” de sus bienes y “que se investigue y se depuren responsabilidades por las informaciones falsas” que dicen que afectan a su “reputación”.

La exabadesa denuncia de nuevo “la asfixia económica” y el daño en su “reputación” y alerta con interponer “demandas sucesivas” hasta que se les regrese la titularidad de sus cuentas.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Los españoles gastan una media de 175.000 euros para comprar una vivienda

"La realidad del mercado muestra que la mayoría se decantan por pisos, aunque se sigue priorizando que tengan espacio al

Un hombre hospitalizado de gravedad tras ser mordido por una víbora en su casa, en un pueblo de Madrid

Las mordeduras de estas serpientes son relativamente raras, pero pueden ser graves y requerir atención médica inmediata
La banda de aluniceros, en el momento que comente uno de los robos | EP

Desarticulada una banda de aluniceros a la que se le atribuye medio millón de euros en robos

La Guardia Civil registró 15 domicilios en las localidades sevillanas de Alcalá de Guadaira, Umbrete, Utrera y la capital

Sánchez pospone su plan de regeneración democrática con el que busca acallar el caso de corrupción de su esposa

El presidente del Gobierno expresa: "La democracia tiene viejos enemigos, pero con nuevas herramientas que cuestionan la realidad con los