Brotes de preguerra mundial

16 de abril de 2024
5 minutos de lectura
José Luis Rodríguez Zapatero | EP

En el 20º aniversario de la retirada de las tropas españolas de Irak se evidencia la falta de un árbitro mundial con capacidad coercitiva

ERNESTO EKAIZER / EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

En la entrevista que concedió José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 4 de abril, se produjo el siguiente diálogo con el expresidente.

EP: ¿Esta idea suya, de que después de Irak, el imperio americano ya no es definitivamente el mismo, es ilustrada con lo que está ocurriendo en Israel y Palestina ahora, lo que ha ocurrido con la invasión de Ucrania por Rusia y en el Pacífico con Estados Unidos y China en torno a Taiwán? 

JLRZ: El momento de la guerra de Irak en el fondo es para mí, en mi interpretación geopolítica, el primer gran síntoma de la pérdida de influencia, de la pérdida de poder en el mundo atlántico, de Estados Unidos fundamentalmente y de Gran Bretaña yendo detrás. Siempre hay un momento de inflexión en la historia, algún acontecimiento dramático que supone la significación de un cambio profundo. Y eso es el atentado a las Torres Gemelas [el 11 de septiembre de 2001]. Y luego lo que en estos 23 años de lo que va de siglo hemos ido conociendo: una pérdida de liderazgo de Estados Unidos que arrastra a todo Occidente. Irak es el gran símbolo de un camino de la primera potencia mundial totalmente equivocado, contra la historia y los propios valores democráticos que en el orden político internacional deberían haber sido el estandarte, como ahora estamos viendo con Israel ahora. Veinte años después de la decisión que tomé de retirar las tropas de Irak, quizá porque también uno tiene 20 años más me he planteado si ahora, con mi experiencia, adoptaría esa decisión. Fue una decisión muy valiente. Irak, para mí, es el momento en que se visualiza el error, el destino errado que sería imparable hasta hoy de cómo la primera potencia del mundo asume que ya no va a tener tanto poder… 

No está Rodríguez Zapatero solo en esta tesis. Zapatero protagonizó el principio del fin de la llamada “coalición de los voluntarios” ‘the coalition of the willing’ con la retirada de las tropas españolas que ordenó enviar el presidente José María Aznar a Irak. “La guerra de Irak y la ocupación es probablemente la última línea de resistencia de lo que solíamos considerar el Imperio estadounidense. Eso no quiere decir que el imperio terminó con la guerra de Irak, pero en realidad nunca volvió a ser el mismo después de eso. Fue el último suspiro de pura arrogancia”, sostienen Brendan James y Noah Kulwin los aclamadores autores norteamericanos de la serie de diez ‘podcasts’, ‘Blowback’ -Retroceso- sobre la guerra de Irak en 2020, en medio de la pandemia.

El presidente Greorge Bush intentó convertir las Naciones Unidas en un instrumento directo de su plan belicista, antes de dar la orden de invasión de Irak. O le daban con una segunda resolución vía libre para invadir o la ONU se volvía irrelevante. Aznar y Ana Palacio le secundaron en el lobi para conseguir esa segunda resolución, buscando el apoyo de México -que era presidente temporal por una semana del Consejo de Seguridad y Chile. Fracasaron y afloró la mascarada el 16 de marzo en las islas Azores con Bush, Blair y Aznar, al frente del ultimátum a Irak para que se “desarmara” de armas de las que carecía, las armas de destrucción masiva, entre ellas las nucleares. 

Ausencia de autoridad multilateral

¿Cuál es el rasgo que sobresale en las guerras en curso estos días? Walden Bello, profesor adjunto de Sociología de la Universidad del Estado de Nueva York en Binghampton, señala: “Lo que hace estos conflictos volátiles es que tienen lugar en medio de la ausencia de una autoridad multilateral coercitiva con capacidad para imponer un acuerdo pacífico”.

Bello recuerda que cuando el periódico ‘The New York Times’ apoyaba a mediados de febrero de 2004 la guerra de Irak y manipuló a la opinión pública mundial con noticias ‘fake’ sobre las inexistentes armas de destrucción masiva un comentarista advirtió de la fractura de la alianza de Estados Unidos con Europa esa “Europa política” de 2004 que Rodríguez Zapatero echa de menos en nuestra entrevista- de que “todavía puede haber dos superpoderes en el planeta: Estados Unidos y la opinión pública mundial”. Pero esa opinión pública movilizada no consiguió impedir la invasión. En España sí consiguió retirar las tropas españolas. Hoy, a pesar de que Benjamin Netanyahu está cada vez más aislado de la opinión pública mundial como nunca antes lo estuvo Israel desde su creación en 1948, la decadencia del imperio es tal que la Administración Biden está en la guerra codo a codo junto a Israel. No se trata solamente de que EE UU como volverá a hacerlo esta misma semana en el Congreso con la aprobación de un nuevo paquete con el pretexto de la amenaza de Irán envía armamento, bombas, aviones y ayuda financiera a Israel sino que está directamente en el terreno. 

El ataque de Irán

Según la publicación ‘The Intercept’, la mayoría de los misiles lanzados por Irán sobre Israel fueron interceptados el pasado sábado 13 por Estados Unidos. “Más de la mitad de los misiles y drones enviados por Irán fueron destruidos antes de que alcanzaran Israel. De hecho, al frente de una operación de defensa aérea multinacional con el despliegue de aviones de combate norteamericanos, esto ha sido una victoria militar de Estados Unidos. La otra mitad, falló en el lanzamiento o en el aire, por razones técnicas”. 

Esta guerra conjunta Israel EE UU ello no borra las diferencias entre Biden y Netanyahu es un subproducto, pues, de la ausencia de una fuerza multilateral coercitiva que imponga un alto el fuego y frente el “posible genocidio” palestino, en palabras del Tribunal Internacional de la ONU, que se apresta a consumar el Gobierno de Israel con el asalto a Rafah, en el extremo sur de Gaza, en la frontera con Egipto, habida cuenta de su incapacidad para derrotar a las milicias de Hamás seis meses y diez días después de comenzada una ofensiva que debía durar, según anunciaban los portavoces de las Fuerzas Armadas de Israel, apenas un par de meses.

Rafah y el precedente de Biden con Irak

Ahora el argumento es que sin invadir y atacar Rafah no se puede acabar con el ejército de Hamás. Rafah es una zona de 64 kilómetros cuadrados donde se concentran 1.100.000 refugiados palestinos procedentes del norte de Gaza, por orden israelí, que se suman a su población original de 240.000 palestinos. Irak es el faro. El caos que sembró la invasión norteamericana allí, con las muertes de centenares de miles de iraquíes, la torturas en Abu Ghraib, el enfrentamiento entre las diferentes fracciones religiosas, la miseria resultante del saqueo y la privatización de las empresas públicas, ha sido una muestra de “la construcción nacional” aportada por EEUU, cuyos ingredientes intenta ahora mezclar Benjamin Netanyahu en una especie de reencarnación de Bush. En cuanto a Biden, hay que decirlo todo: lo que hace ahora con Israel en Palestina es parecido a su conducta en la guerra de Irak, cuando fue presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado entre junio de 2001 y 2003. “Esto no es precipitarse a la guerra, es precipitarse a la paz”, proclamó.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

Ni Sánchez es España ni Milei es Argentina

Los despropósitos de un Sánchez que no es España y de un Milei que no es Argentina

Las salidas de tono entre los mandatarios y miembros de sus equipos no pueden enturbiar las relaciones entre dos países
Infancia

La infancia detenida

José Eladio Camacho

La sabana africana los condenó

En la sabana africana, el calor era insoportable, la carencia de árboles hacía que los obreros que trabajaban en la

George Orwell: 1984 (Episodio 5) Enemigo del pueblo. 2 minutos de odio

“A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un solo hombre” Pio Baroja (1872-1956) Escritor español