Las espectaculares cosas que se contaron durante cinco horas la jefa del CNI y los comisarios Villarejo y Olivera

0
El comisario Villarejo, Esperanza Casteleiro, la actual directora del CNI y el comisario José Luis Oliveras
El comisario Villarejo, Esperanza Casteleiro, la actual directora del CNI y el comisario José Luis Olivera.

Primera parte del audio entre Villarejo, Olivera y la entonces número 2 del CNI. El diálogo se inicia entre Villarejo y Olivera y luego, a partir del minuto 22, se suma al mantel Casteleiro.

Continuación del audio entre Villarejo, Olivera y Casteleiro.

Este portal digital, FUENTES INFORMADAS, ofrece hoy en exclusiva las casi seis horas de conversación que mantuvieron el 3 de noviembre de 2016 la actual jefa del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Esperanza Casteleiro, y dos de los principales comisarios de Inteligencia de España, José Luis Olivera (ex responsable de la UDEF y, entre otras operaciones, de las pesquisas del caso Gürtel), y José Manuel Villarejo (ex jefe de los agentes secretos de la policía durante una treintena de años). Casteleiro, tras más de 30 años trabajando para los servicios secretos, era entonces la número 2 de la Casa, pero desde el pasado 10 de mayo, luego del reciente escándalo del caso Pegasus, se convirtió en la número 1 del CNI. Fue nombrada por la ministra de Defensa Margarita Robles tras destituir a Paz Esteban.

El almuerzo entre los tres se produce cuando Villarejo se siente perseguido (él y su familia) por el CNI (mantenía un fuerte enfrentamiento con el entonces jefe de los espías, el general Félix Sanz Roldán) y en alguna ocasión había dejado entrever que, si persistía el acoso, tiraría de la manta con los cientos de audios que había grabado de personas relevantes de este país. Villarejo señala en el almuerzo que todo son irrelevancias, que no tiene nada con Sanz Roldán, sino al contrario, y acepta firmar la paz; pero el CNI siguió con su estrategia de acoso judicial y al final todo reventó.

El comisario no entendía que una agencia para la que él había realizado muchos servicios le estuviese sometiendo a una campaña mediática de desprestigio que más tarde se judicializaría y acabaría con él en la cárcel. En el momento del almuerzo, el CNI sabía que Villarejo había estado en Londres con la amiga íntima del Rey, Corinna Larssen, y que esta le había confiado con detalle los turbios secretos financieros de don Juan Carlos. Él asegura que fue a Londres a persuadir a Larssen para que le facilitase un archivo, llamado Jano, que el Rey supuestamente le había entregado a ella y donde constaban informes sobre miembros de la judicatura española que presuntamente había elaborado el CNI a lo largo de años. Y que su intención siempre fue preservar la institución de la Corona.

La hoy jefa del CNI, y entonces número 2 de la Casa, acudió a ese almuerzo con autorización de su entonces jefe y máximo responsable del CNI Félix Sanz Roldán, con el objetivo, según expone durante el largo almuerzo, de tratar de “reconducir la situación” y evitar que los problemas entre Villarejo y el CNI se fuesen de las manos y saliesen a la luz los explosivos audios que poseía Villarejo, tres de ellos en los que aparece de Corinna. Villarejo señala durante el almuerzo que no entiende las tiranteces de San Roldán hacia él y se muestra a favor del diálogo, igual que Casteleiro, quien tampoco dice entender por qué se estaba cercando a un servidor de los intereses de España. Y manifiesta su intención de hacer entrar en razón a Sanz Roldán.

El pequeño Nicolás

Sin embargo, la campaña del CNI contra Villarejo no cesó y todo saltó por los aires en los meses y años siguientes (el comisario ha asegurado reiteradas veces que la filtración de parte de los audios fue obra del CNI con la finalidad de perjudicarle y meterle en la cárcel). Lo cierto es que el comisario acabó en la cárcel (tras un registro judicial en su casa donde le fueron intervenidos los cientos de audios que guardaba, y que ahora están en poder del juzgado que investiga su caso y del CNI); y Sanz Roldán, a quien en el audio alguna veces llaman el troll, vio cómo el Rey tenía que marcharse de España bajo la tenaza de la corrupción.

Durante el largo almuerzo, los tres repasan operaciones secretas del CNI dentro y fuera de España, hablan del pequeño Nicolás, de Corinna, de la persona que Villarejo considera uno de sus grandes enemigos, el jefe de Asuntos Internos de la Policía Marcelino Martín Blas; de agentes que han hecho servicios importantes para España y a los que el Estado, a diferencia de Villarejo, cuidó especialmente; de las acciones en Cataluña para frenar el secesionismo; del entonces director de la policía, Cosidó; del general Manglano, antecesor de Sanz Roldán en el CNI, de quien dicen los comensales que llegó a “endiosarse”. Lo que sí manifiesta Casteleiro de forma reiterada es, según explica, la necesidad «que tenemos que ser capaces de reconducir esto” para que tú, en alusión a Villarejo, “no utilices todas las armas [información] que tienes”.  Lo cierto es que la conversación cayó en agua de borrajas, al comisario Villarejo siguieron apretándole y la bomba documental estalló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí