Homus rethoricus

2 de abril de 2024
2 minutos de lectura
La retórica
La retórica. | Flickr

PEPA MERLO

La retórica es esa habilidad capaz de establecer qué es lo verdadero

“La lengua elevada no conviene al necio ¡cuánto menos al noble el labio mentiroso!” (Proverbios, 17,7.) La retórica más que una disciplina llegó a ser un arte. Un arte que ha ido acompañándonos desde el siglo V a. C., a lo largo de la historia, evolucionando y adaptándose como una ameba, ajustándose al cambio de las sociedades. Tanto que hoy es una asignatura con entidad propia en muchos Grados, una disciplina que se vende como fundamental para políticos, abogados, publicitarios, científicos, periodistas, economistas… Una disciplina que, a pesar de enseñarse en las aulas, no se hace patente en la sociedad.

Si limitamos su definición a la técnica de comunicar eficazmente, la necesidad de enseñar y aprender esta disciplina es palpable, no hay más que recordar las famosas frases de, ni más ni menos, un presidente del gobierno: “es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde” o “cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político”, frases convertidas en trabalenguas populares.

Hay otras formuladas con mejor tino, pero con un trasfondo un tanto sospechoso, como: “una cosa es ser solidario, y otra es serlo a cambio de nada”, donde brilla por su ausencia, además de la Retórica, y por supuesto la Oratoria, la Ética. Disciplina en la que están muy difusos los límites que separan el bien del mal. Ya lo dejó patente Dostoyevski en Crimen y Castigo: “Me someto a la ética, pero no comprendo en modo alguno por qué es más glorioso bombardear una ciudad sitiada que asesinar a alguien a hachazos”. Sentencia de una actualidad aplastante.

El objetivo final del homus rethoricus era construir verosimilitud más allá del concepto verdad y lo hacía con un dominio de las diferentes herramientas (géneros literarios, máximas, implicaturas, etc.) con las que conseguir un discurso eficaz. Para los retóricos la verosimilitud estaba en función de la utilitas que definiría Quintiliano.

Stanley Fish en su tratado Práctica sin teoría. Retórica y cambio en la vida institucional señaló cómo en ausencia de una verdad revelada, la retórica es esa habilidad capaz de establecer qué es lo verdadero. Y, sin embargo, a pesar de vivir en el mundo de las apariencias, de la intencionalidad y del triunfo de lo “falso verosímil sobre lo verdadero inverosímil”, la retórica brilla por su ausencia.

Si nos detenemos a escuchar los debates de aquellos que nos representan, la pobreza del discurso de la clase política en general dista mucho del ejemplo social que debería ser. Ahora, en una especie de pirámide invertida, son el reflejo de la parte social más burda, esa que hace triunfar programas televisivos de entretenimiento o deportivos capciosos e insidiosos.

Si miramos hacia el mundo publicitario, atrás quedó para siempre “la chispa de la vida”. En el mundo del periodismo, el hábito del copia y pega, de tomar las noticias de agencias sin más, ha empobrecido hasta lo que suponía el arte de que nos engañaran sin sentirnos en la posición vergonzosa de ser tomados por tontos, por tontas.

No se trata de abogar por la verosimilitud frente a la verdad, por el mundo apariencial frente a la realidad, se trata de construir un discurso de calidad, un discurso que introduzca, justifique, argumente y concluya, para que la sociedad pueda estar o no de acuerdo con los postulados que se esgriman, para que Retórica y Ética informen, formen, y hasta entretengan de una manera menos ineducada.

No estamos ante la construcción de discursos verosímiles, estamos directamente frente a una clase institucional que más allá de retóricas, más allá de éticas, se mueve, no en lo verosímil, sino directamente, sin pudor alguno, en lo falso. Una educación en los fakes que ha llevado al odio entre sociedades y ha posibilitado el descreimiento en las instituciones porque no se sabe qué creer y no creer en nada es peligroso, bien lo saben los extremistas religiosos.

Responder

Your email address will not be published.

No olvides...

¿Ha nacido el embrión de un ‘prozesu’ vasco?

¿Ha nacido el embrión de un ‘prozesu’ vasco?

El fuerte tirón electoral de EH Bildu y la posición tradicional del PNV alumbran el Parlamento vasco más nacionalista de
Periodistas

Periodistas tránsfugas

RAFAEL FRAGUAS
Víctimas

La pesadilla que se repite en los sueños de las víctimas

Esos crímenes no se pueden olvidar, los muertos existen

Principio de orquestación

ALFONSO PAZOS FERNÁNDEZ