El juez planea embargar las cuentas, los rolex y el yate a los comisionistas implicados en el escándalo de las mascarillas de Madrid

0
José Luis Martínez-Almeida
José Luis Martínez-Almeida

El juez Adolfo Carretero, del Juzgado de Instrucción 47 de Madrid, e instructor del escándalo de las mascarillas adquiridas por el Ayuntamiento de la capital durante lo peor de la pandemia, estudia embargar los bienes a los comisionistas que intervinieron en esta operación. El juez maneja embargarles los saldos de sus cuentas bancarias, relojes marca rolex que tienen en su poder, así como varios coches de lujo adquiridos supuestamente con las comisiones que obtuvieron con la compra de las mascarillas. Con estos embargos, el juez asume una petición hecha en este sentido por la Fiscalía Anticorrupción por delitos de estafa y blanqueo de capitales contra los comisionistas Luis Medina, hermano del actual duque de Feria e hijo de Naty Abascal y un amigo de este llamado Alberto Luceño. El juez tiene previsto interrogarles por estos delitos en los próximos días, tras haber admitido ayer a trámite la querella interpuesta por Anticorrupción.

Según la querella de la fiscalía, Medina y Luceño, de común acuerdo para obtener un exagerado e injustificado beneficio económico, se embolsaron millones de euros en comisiones tras comprar material sanitario fabricado en china. Adquirieron cada mascarilla a en torno a un euro y luego la vendieron al ayuntamiento de Madrid por 6 euros.

Compraron varios cientos de miles de mascarillas. Para la venta de las mascarillas al Ayuntamiento, los comisionistas se sirvieron de Carlos Martínez-Almeida, un primo del alcalde de Madrid, José Luis Martínez–Almeida.