Los investigados del ‘caso Kuailian’ aseguran que declarar en Madrid pondría en riesgo el funcionamiento de la plataforma

0
David Ruiz de León, uno de los CEO de la plataforma Kuailian.

Los CEOs de la empresa Kuailian, David Ruiz y Cristian Albeiro, insisten en prestar declaración por videollamada

David Ruiz y Cristian Albeiro, investigados por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de Madrid por una supuesta estafa piramidal, insisten al juez en que se les permita declarar en la causa por videoconferencia desde Emiratos Árabes, donde tienen fijada su residencia y las de sus familias y desde donde opera la citada plataforma, con la intención de salvaguardar su integridad física, los activos de los usuarios y el cumplimiento de sus obligaciones. Según indican desde Kualian, abonan en la actualidad a sus usuarios cerca de 1.000.000 de USD mensuales solo en contratos de recompra de sus licencias.

Incluso hay parte de los querellantes, en concreto tres de los que inicialmente instaron la querella, que no mostraron oposición para la práctica de las declaraciones por videoconferencia. No obstante, no se acordó por el Juzgado la práctica telemática solicitada.

Afirman ambos investigados que tanto ellos como sus familias, como consecuencia de la gran publicidad que tuvieron en los medios de comunicación y las acusaciones realizadas contra la plataforma desde el anonimato por Tulip Research, han sufrido amenazas de muerte, de robos y extorsión. De ese modo, mantienen que han tenido más remedio que fijar su residencia, la de sus familias y la de la compañía, por su seguridad y la de los activos de los usuarios de la misma en Dubái. Así, trasladan que sufrieron un hackeo en la plataforma en la fecha en la que fueron citados por el juzgado para declarar, creyendo que los hackers no se encontrarían en Dubái. Este ataque informático pudo ser detectado pese a que no fue posible impedir el robo de una importante suma. Ellos indican que «parece que nos están esperando» y se sienten en el punto de mira.

A pesar de ello la defensa hace llegar a este medio de comunicación, junto a Confilegal, que aun dándose los elementos necesarios para la práctica de la declaración por videoconferencia, como son los motivos que la justificarían ya referidos y las garantías de confidencialidad, respeto del derecho de defensa, las garantías procesales y protocolos técnicos que deberían adoptarse, de momento el juzgado de instrucción madrileño no lo ha acordado pese a ser un derecho amparado por la normativa procesal y práctica habitual en otros supuestos similares. Todo ello en aras de agilización de la justicia, tal y como una de las acusaciones llegó a solicitar.

El procedimiento se inició por 3 querellantes y en la actualidad se han personado en la Audiencia Nacional menos de 200 supuestos afectados, de los más de 65.000 usuarios de la compañía, reclamando la devolución del ETH (Etheureum) invertido. Se trata de una divisa digital de un software de código abierto que se basa en la tecnología de blockchain, la cual permite a los desarrolladores elaborar y desarrollar aplicaciones descentralizadas que establecen contratos inteligentes. Aunque la propia UDEF ha indicado que los usuarios no invertían en ETH y que se ha podido comprobar que alguno de estos querellantes ha obtenido unas ganancias de 4.000% sobre la inversión realizada en la plataforma.

También indican al Juzgado que no es posible desmontar en Dubái el sistema operativo de la plataforma, un nuevo traslado acarrearía unos costes inasumibles en el presente momento, y, además, no se sienten seguros en España.

Sienten que se les está conminando a elegir entre prestar declaración o incumplir con las obligaciones asumidas con sus usuarios lo que les ha provocado un estado de ansiedad extremo, necesitando asistencia médica. “¿Quién se haría cargo de los daños y perjuicios sufridos si se impide a mis clientes operar en el tráfico comercial?”, se pregunta la defensa. De hecho, tal y como adelantó FUENTES INFORMADAS en mayo, el juez retrasó al 23 de junio la declaración de los directivos de la plataforma por problemas de salud.

«No hay ninguna prueba documental que acredite el delito, más allá de cábalas o conjeturas”

No comprenden su situación, cuando han venido colaborando desde el inicio del procedimiento aportando a la causa la documentación requerida por el Juzgado, que acredita la existencia de los masternodos con los que han generado los rendimientos repartidos entre sus usuarios y cuando no existe prueba en el procedimiento que constate las acusaciones vertidas contra ellos.

También reiteran su deseo de prestar declaración ante el juzgado instructor y se preguntan cuál es el problema de hacerlo en el presente momento por videoconferencia, a la vista de su situación y del interés general que legitima su petición.

A juicio de la defensa, antes de adoptar ninguna medida el instructor «debe indicar qué motivos o actividad probatoria detenta para afirmar la existencia de indicios delictivos de la presunta estafa». A ese respecto, siembran la sombra de la duda cuando afirman que no hay ninguna prueba documental que «acredite» dicho ilícito penal, «más allá de cábalas o conjeturas”.

Los abogados aseveran que sus clientes están dispuestos a «aclarar y ampliar cualquier información que precise el juzgado a los efectos de acreditar su inocencia», y por ello invitan a la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) a solicitar cualquier aclaración que precise sobre «la ingente documentación ya aportada».  La defensa también lamenta «las enormes dificultades» que ha supuesto para «la actividad diaria de la firma» que se esté divulgando por los medios de comunicación información de las actuaciones judiciales en «vivo y en directo».

Manifiesto a favor de Kuailian

En los últimos días, se ha puesto en marcha una plataforma a favor de Kuailian que está difundiendo una declaración, firmada mediante DocuSign, por la que piden que «dejen trabajar a la entidad». Llevan más 200 firmas recogidas, un número superior al número de querellantes en la causa, apuntan fuentes cercanas a la empresa de criptos.

La carta íntegra reza lo siguiente:

«Por la presente DECLARO:

Que he sido usuario de la plataforma Kuailian.

Que desde el primer momento en que suscribí la cuota de activación, leí y entendí perfectamente los términos y condiciones de los productos ofrecidos por La Compañía, en especial los avisos de riesgo de la inversión en criptomonedas.

En todo momento he sabido que no realizaba ninguna inversión en ETHEREUM, sino que esta criptomoneda era la forma para realizar los pagos (míos a KUAILIAN y de KUAILIAN a mí) de los 100 USDT que costaba cada producto, al trabajar el sistema en la red ETHEREUM. Era público y notorio que no se podía hacer staking con ETH.

Siempre he comprendido perfectamente que de los USDT invertidos, el 80% pasaban a formar parte del POOL DE STAKING, compuesto por diversos tokens y que al finalizar mi contrato me correspondería una parte de dichos tokens en función de mi porcentaje de participación en el POOL y al valor de mercado que tuviese el POOL en el momento de finalización de mi contrato, que podía ser mayor o menor del 80% invertido en el POOL.

También siempre he comprendido que los rendimientos podían ser variables y no estaban garantizados.Cualquier duda que he tenido durante mi relación con Kuailian ha sido resulta por el departamento de soporte o por el departamento de compliance [quejas].

Estoy muy agradecido a Kuailian por la oportunidad que me ha dado de conocer el mundo cripto y por haberme facilitado la posibilidad de participar en un POOL DE STAKING y obtener rendimientos por ello.También estoy agradecido porque Kuailian ha puesto a mi disposición una herramienta de liquidez para poder pagarme los rendimientos convirtiendo la venta de los tokens en ETHEREUM.

Kuailian siempre me ha facilitado todas las opciones posibles cuando las comisiones de la red ETHEREUM se han disparado, incluso la de poder cobrar inmediatamente mis rendimientos en USDT, sin apenas comisiones por la transacción.

Cuando el valor del POOL DE STAKING ha caído por debajo del 50%, Kuailian nos ha dado a todos los clientes la posibilidad de recomprarnos nuestros productos y de poder llegar a obtener así un rendimiento mínimo del 160% sobre la cantidad aportada al POOL DE STAKING.

No conozco ninguna compañía similar en el mercado que, pese a la publicidad tan negativa generada y pese a llevar más de un año siendo investigada en un proceso judicial, siga buscando soluciones para los usuarios y siga cumpliendo sus compromisos.

No entiendo como menos de 200 usuarios pueden poder en peligro el pago de las cuotas de los contratos de recompra de más de 3.900 usuarios o el pago de las liquidaciones de más de 40.000 usuarios.

Tampoco entiendo que alguno de esos usuarios denunciantes haya obtenido rendimientos superiores incluso al 4.000%.

Esta es mi declaración que suscribo a continuación y me identifico con mi D.N.I., solicitando a las autoridades que dejen trabajar a Kuailian y no pongan en peligro el pago de los contratos de recompra y de las liquidaciones».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí